Enfermero se convierte en preso político, después de aportar pruebas sobre masacre de Nochixtlán

¡Dale Like, comparte y deja tus comentarios!
(05 de noviembre, 2016. Revolución TRESPUNTOCERO).- Durante el 19 de junio pasado, en Nochixtlán, Oaxaca, decenas de personas atacadas por la policía estatal, federal y gendarmería, buscó ayuda en los hospitales cercanos, por daños derivados de las bombas de gas lacrimógeno, pero principalmente por las heridas por armas de fuego.
En distintas declaraciones de los afectados se dio a conocer que las clínicas y hospitales fueron resguardados por la seguridad pública, a fin que no pudieran entrar los heridos, en otros casos se mencionó que los policías aventaron bombas de gas lacrimógeno estando los enfermos ya dentro de las instalaciones.
“Querían que nos muriéramos a como diera lugar”, aseguraron los sobrevivientes. En aquel episodio uno de los testigos fue Juan Nicolás López, enfermero del hospital comunitario de Asunción Nochixtlán, él fue una de las pocas personas que aportó pruebas de los heridos y muertos, de los violentos hechos contra la población aquel 19 de junio.
Sorpresivamente, después de haber ofrecido las pruebas, fue detenido y encarcelado por la Fiscalía General de Oaxaca. Según se dio a conocer, el Ministerio Público de la Fiscalía lo acusó del delito de “resistencia a particulares en agravio de la sociedad”.
De inmediato la familia del joven buscó al abogado de su confianza para que acudiera a la defensa, sin embargo al llegar al Ministerio Público, Roque Martínez Vásquez, defensa de Nicolás López, también fue detenido y acusado del mismo delito.
De acuerdo al Doctor John Ackerman, el motivo del encarcelamiento de Nicolás y su abogado se debe a una cuestión política, ya que fue quien se atrevió a hablar y no callar los hechos de los cuales fue testigo. Además de entregar dicha información a las víctimas y sus familiares.
“Es un enfermero de la clínica, atendió docenas de heridos el día de la masacre del 19 de junio. Él se armó de valor y denunció, la naturaleza -por ejemplo- de las heridas”, dijo Ackerman. El siete de octubre pasado, Nicolás López fue detenido, de acuerdo a la narración de sus familiares, a las dos de la tarde, el hecho sucedió en el Juzgado Mixto de Primera Instancia de Nochixtlán, en donde lleva un proceso familiar para que se le permita convivir con su hijo.
Bajo el argumento que tenía que esperar en las instalaciones mientras revisaban su caso, Nicolás se quedó, pero momentos después le pidieron que subiera a una camioneta, poco después lo llevaron fuera del poblado.
Ya estando fuera del municipio, a Nicolás le dijeron que estaba detenido y después lo trasladaron al tribunal instalado en el interior de Ciudad Judicial. Después de avisarle a su abogado, éste último fue aprehendido aproximadamente a las 10 de la noche del 7 de octubre.
De acuerdo a la ley, el delito del que se les acusa, “resistencia a particulares”, no amerita prisión por no considerarse grave de acuerdo con el nuevo sistema de justicia penal que entró en vigor este año, sin embargo esto no ha sido respetado y ambas personas llevan poco más de 20 días en el Centro de Readaptación Social (Cereso), Número 2 ubicado en el municipio de la Villa de Etla.
“Juan se atrevió a denunciar lo que él vio. Lo publicamos en La Jornada. A los 10 días de esto, fueron a agarrarlo, a meterlo en la cárcel”, afirmó John Ackerman. Nicolás López, aportó fotografías y videos, entre otros documentos, la lista de los 45 heridos de bala que se atendieron en el hospital comunitario de Nochixtlán y la muerte de cuatro de ellos en un lapso de tres horas.
Dicha información la proporcionó a la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO), documentación que sirvió para que el órgano iniciara un procedimiento para otorgarle medidas cautelares, sin embargo “se le adelantaron”, agregó su primo Marciel Cruz, para referirse a la detención de Nicolás López por agentes de la Fiscalía General del Estado.
Los familiares de Nicolás, han denunciado que la detención de se trata de un tema político “por haber aportado pruebas a los hechos que ocurrieron en el municipio de Nochixtlán el pasado 19 de junio, cuando fuerzas federales y estatales pretendieron desalojar a simpatizantes y maestros de la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) del bloqueo que mantenían en la carretera federal”.
“Desde su detención, el caso de Nicolás López ha pasado de juzgado en juzgado, dijo, porque los jueces aducen incompetencia para resolver sobre su situación legal”, explicó un medio local. “Así es como mal funciona este gobierno despótico en Oaxaca, en todo el país”, declaró el Doctor John Ackerman.
¡Comenta, debate y comparte!, ¡Romper el cerco informativo, crear conciencia y promover el cambio verdadero, está en tus manos.

¡No te pierdas y comparte mi canal youtube
Por cierto, ¿Ya hiciste tu contribución económica?, ¡Espero tu apoyo para www.tiraderodelbote.com http://ow.ly/qbLIv