En Palacio Nacional nació la delincuencia; Ejército garante de clase política corrupta y depredadora: Francisco Cruz

¡Dale Like, comparte y deja tus comentarios!
(04 de octubre, 2017. Revolución TRESPUNTOCERO).- Al jefe del ejecutivo no se le crítica ni cuestiona. Así opera la política mexicana. Quienes viven bajo el cobijo del primer mandatario cuidarán hasta el mínimo detalle para no contradecirlo, con la esperanza de ser los próximos en habitar la residencia oficial de Los Pinos, la fortaleza del autoritarismo, donde se desdibuja el futuro de un país azotado por la crisis económica, el narcotráfico y la corrupción, detalla el periodista Francisco Cruz. Quien realiza un profundo análisis de los presidentes mexicanos y el impacto que ha tenido su forma de controlar el país. 
En este contexto, Francisco Cruz, en colaboración con Marco A. Durán, develan los episodios oscuros de quienes, “bajo el amparo de ostentar la banda presidencial, han llevado a la nación a una debacle sin retorno. Porfirio Díaz vio en la inversión extranjera la salvación de México y lo entregó; con Alemán pasaría lo mismo; De la Madrid reforzaría la ‘necesidad’ de desmantelarlo y venderlo. 
Y Salinas simplemente lo vendió. Zedillo, Fox y Calderón los secundaron; y la administración peñista ha entregado lo que quedaba: minería, petróleo, agua, beneficios fiscales y leyes a modo”, se describe. 
En Los depredadores (Planeta, 2017), los autores presentan, lo que ellos llaman “una indignante radiografía de los saqueos que ha sufrido el país durante los últimos sexenios y alertan sobre la urgente necesidad de cambios drásticos ante el fatal escenario que se avecina”.
El periodista Francisco Cruz, comenta a Revolución TRESPUNTOCERO haber escrito su obra “de manera arbitraria. Escribí el libro tal como lo viví. La primera gran crisis que pasé fue la de José López Portillo cuando yo comencé a trabajar como reportero.
Entonces la primera parte del libro es mi perspectiva de cómo me tocó esa crisis. Y los demás capítulos los fui acomodando como recordé que sucedieron. Y así se fueron entrelazando. Por eso es un libro muy arbitrario, que nació de mis recuerdos de reportero cuando nos dijeron que nuestro dinero ya no valía tanto”.
Y señala que es ahí, cuando llegan las devaluaciones y una gran crisis, “la cual recuerdo muy bien. Pienso por ello que, lo que nosotros los mexicanos tenemos son sueños. Que el país va mejorar. Cuando Miguel Alemán Valdés tomó posesión el 1 de diciembre del 46 y dijeron que iban a modernizar la economía, fue la primera gran reforma económica de este país. 
Y la gente se ilusionó, parecía que sí, pero lo que fue demostrando la historia y el actuar del presidente y sus funcionarios, además de la herencia que tenía de Manuel Ávila Camacho, es que eran tipos verdaderamente corruptos y por eso, para cuando él terminó su sexenio a los Pinos se le conoció como ‘la cueva de Alí baba’”.
El escritor afirma que el narcotráfico existía como se conoce ahora, pero en ese momento lo controlaba el senador Carlos I. Serrano, señala, “que era su compadre y era presidente del Senado, así es como nació la dirección Federal de Seguridad y después se vuelve la policía política del régimen. Y entró Adolfo Ruiz Cortines y denuncia públicamente que sí hay un abuso, y que hubo corrupción en el sexenio anterior (del que él era parte) pero nunca encarceló a Miguel Alemán, ni a ninguno de los funcionarios y lo que nace es la impunidad. Él es el padre de la impunidad y Miguel Alemán en el padre de la corrupción”, señala.
Explicando que es ahí donde comienza la simulación de un sistema torcido, que nace cuando Manuel Ávila Camacho decide entregarle el poder a Miguel Alemán, es decir a los civiles. Pero se le entrega a un grupo de los personajes que les van a servir y se van a servir, indica.
“Ahí nace la corrupción, desde Palacio Nacional. En este país hay una proclividad a la corrupción muy abierta. También ahí nació la delincuencia organizada como la conocemos hoy. Y luego nace el tapadismo de aquellos políticos sumisos que hacen de la lealtad una sumisión, para llegar a la presidencia de la República al margen de sus capacidades.
Tenemos unas élites políticas que hicieron negocio de la presidencia y qué nos hicieron un día creer que la alternancia era producto de la democracia, cuando ha sido producto de la negociación de las cúpulas. Además, cuando nace el sistema civil lo que hay es una negociación de los militares con civiles. Tenemos cuestiones engañosas como la del desarrollo. Dicen que crecemos pero cuánto nos duró, no mucho”. 
Francisco Cruz, es contundente al señalar que, tenemos políticos sumisos que hacen del PRI una Secretaria de Estado, porque nunca ha sido un partido político, ni ahora lo es. “Y ese sistema civil es tan generoso y bondadoso que sirve para seducir a todos los partidos. Esto por el dinero. Como ejemplo, ahora el 80% del presupuesto ya está comprometido entre otras cosas principalmente para salarios y para prestaciones. Es un sistema que nace torcido y ha torcido a toda la clase política”.
Recordando que por eso, cuando los militares deciden entregarle el poder a los civiles, lo hacen negociando con comerciantes. “Miguel Alemán era un comerciante, un acaparador, un depredador de recursos públicos. Recordemos que López Mateos al llegar fue un tipo represor, que reprimió maestros, a líderes sindicales y los encarceló. Mató a líderes sociales a través del ejército, hubo matanzas abiertas de estudiantes en los sesentas, atribuidas al ejército”, recuerda.
Y sin haber habido algún tipo de investigación sobre los hechos, afirma que, nunca nuestro sistema sirvió para enjuiciar a un presidente o para cuestionarlo. Sino que los torció a todos y por eso siempre algo pasa con la cadena de mando y se desconocen los hechos. Son tan incapaces, lo cual es tan malo como ser cómplice”. 
Por lo que reitera que derivado de este tipo de sistema, “creo y simuló un partido político que en realidad tenía funciones de secretaria de Estado y servía para contener a las bases ya que con lo que no estaba conforme lo mandaba desaparecer”.
Los depredadores, comenta, “es una forma de documentar eso que todos conocemos, lo hablamos en este caso lo bonito de este sexenio es que da para muchas murmuraciones pero al adentrarse en él las murmuraciones se quedan cortas. Ese cuento de horror que nos cuentan sobre Los Pinos en realidad es peor de lo que se dice que es”. 
Francisco Cruz, nuevamente retoma datos del sexenio de Días Ordaz, indicando que la historia ya lo juzgó como un asesino, así como a López Portillo, que señala, “echó a perder completamente al país, nos trajo el negro Durazo que empezó a controlar no solamente la corrupción policial sino también el crimen organizado, y todos estos, como los posteriores son impunes, ellos mismos se fueron perdonando”.
Afirma, “todo es negociación y la democracia nunca puede ser producto de la negociación. Y así fue como llegó el PAN al poder a partir de una negociación, siempre hay un intercambio, por eso ya antes nos habían vendido también el neoliberalismo con De la Madrid. 
Es impresionante como se han acabado el país, cómo nos han engañado, son capaces de crear y fabricar presidentes. Fue así como Fox pudo llegar la presidencia y nos vendieron la falsa idea que eso era ‘democracia’, porque se fabricó una personalidad que no tenía, era un actor. Y eso sucede porque ellos nos conocen muy bien porque ya saben cómo nos pueden manipular. Para ellos somos el cliente y ellos son un producto y así se crea un candidato cada seis años”.
Reiterando que la llegada del PAN al poder jamás fue por democracia y “cuando se vuelve a hacer un intercambio nos imponen a un tipo que es incapaz y corrupto. Había mucha gente que me decía que Peña Nieto no lo era, incluso conociendo lo de Atenco, decían que ‘era un joven limpio’, y al final la historia me dio la razón. Tenemos un tipo incapaz ya lo demostró, ha fracasado en todo, era previsible.
Pero, para 2018 creo que seria un error pensar que se van a quedar de brazos cruzados, ellos tienen un proyecto de muy largo plazo y lo prueba el aeropuerto nuevo, idea que fue concebida originalmente por el grupo Atlacomulco”.
Es así como, reitera que ahora mismo México tiene un gobernante incapaz, corrupto e impune. “No hay ningún sexenio donde se haya crecido. Calderón era el presidente del empleo y nunca creó empleos, nunca se pudo crecer y luego Peña llega como los que sí sabían gobernar y pues no era así.
Pero nos conocen muy bien, porque en este país hay dos empresas que llegan al 99% de los hogares; una de ellas es Bimbo y la otra Coca-Cola y resulta que en los lugares lejanos toman más Coca-Cola que leche, porque el gobierno no puede llegar, pero se llega a la cpaital del país y aquí también se toma Coca-Cola”.
Francisco Cruz ve difícil “un cambio verdadero”, puesto que recuerda que como a Salinas, “todo lo que no le favorecía lo mandaba a quemar”, puede existir, señala, una votación masiva pero siempre habrá el riesgo que se quemen urnas y haya intimidación por medio de la violencia. 
“Creo que si no los botamos por las armas no los vamos a botar, porque el ejército se ha convertido en garante de una clase política incapaz, corrupta y depredadora de los recursos que quedan en el país”.

¡Comenta, debate y comparte!, ¡Romper el cerco informativo, crear conciencia y promover el cambio verdadero, está en tus manos.

¡No te pierdas y comparte mi canal youtube

Por cierto, ¿Ya hiciste tu contribución económica?, ¡Espero tu apoyo para www.tiraderodelbote.com http://ow.ly/qbLIv