Tras ser declarada pérdida total por culpa de inmobiliaria, familia continúa viviendo en casa que podría derrumbarse; delegada de Álvaro Obregón no les hace caso

¡Dale Like, comparte y deja tus comentarios!
(08 de septiembre, 2017. Revolución TRESPUNTOCERO).- En la calle Estorninos 94 de la Colonia Las Águilas, en la Delegación Álvaro Obregón, se localiza un edificio en construcción que pretende albergar departamentos, los cuales, son un proyecto de la constructora e inmobiliaria ‘Marlue’, S.A de C.V. Sin embargo, por ahora se encuentran suspendidos, anteriormente fueron clausurados aunque los trabajadores quitaron los avisos y continuaron laborando.
Lo anterior, podría costarle la vida a una persona de más de 60 años y a su hija, quienes desde hace casi cuatro años, cuando dio inicio la obra mencionada, han padecido severos daños en su propiedad, pero principalmente en la salud de la primera persona, derivado de los constantes problemas que ha mantenido tanto con autoridades como con el personal relacionado con la construcción.
A partir que se hizo viral es redes sociales, un video donde se muestra los severos daños que pueden llegar a causar la facilidad con que se otorgan permisos para construir sin supervisar las obras o las afectaciones que pueden provocar a su alrededor, hechos de los cuales en distintas ocasiones se han quejado y denunciando los capitalinos, Revolución TRESPUNTOCEROrealizó un recorrido por una casa que de acuerdo con más de tres peritajes se ha declarado como: perdida total. 
Y aun con la documentación que demuestra que la casa ya no es habitable y por el contrario significa un peligro mortal para ambas personas, ni la constructora y tampoco las autoridades delegacionales ayudaron a mediar con la grave problemática, aunque en algún momento, en 2014, personal de la constructora se comprometió a pagar la renta de un hogar para ambas afectadas mientras solucionaban los problemas que habían acarreado con su edificación.
Esto no ha sucedido. Por el contrario se han documentado malos tratos por parte del arquitecto de la obra y otros miembros de su personal, a quienes han buscado las afectadas para intentar llegar a soluciones. De acuerdo a los testimonios aportados, “aún viendo como una ambulancia ha venido de emergencia para trasladar a la persona mayor, en más de dos ocasiones, por su frágil estado de salud, esta gente no se ha conmovido. Para ellos la vida de estas personas no vale nada. Saben que podrían morir dentro de la casa y ni siquiera eso los conmueve. De alguna manera podrían ser los asesinos”. 
De acuerdo a lo constatado por Revolución TRESPUNTOCERO, en la casa las luces ya no se pueden encender, el agua ha penetrado por las gritas de manera tal que hoy encender un switch provocaría un corto circuito. 
Subir las escaleras o bajarlas requiere de equilibrio, aún más si se desconoce el terreno, ya que la casa se encuentra inclinada. Por esto mismo las puertas ya no se abren y las del closets permanecen sin cerrarse porque la inclinación de la construcción. 
El solo hecho de caminar por la sala o por uno de los pasillos resulta riesgoso, el piso se ha levantado y nada es plano. La casa en cualquier momento del día o de noche cruje, como si las paredes se quebraran de apoco. 
Sin embargo los peores días son los de lluvia. Cuando de las paredes brotan grandes cantidades de agua como si se trataran de pequeñas cascadas. A consecuencia de lo anterior, pero sobre todo de la actitud de los representantes de la obra, quienes hasta han llegado a gritarle, ha visto  su salud cada vez más deteriorada, lo cual se encuentra clínicamente constatado. A esto debe sumarse la constante preocupación de no tener un lugar a donde ir y tener que permanecer en una casa que en cualquier momento puede venirse abajo, arrastrando los escombros hacia el barranco. Lo que la convierte en una bomba de tiempo.
“No sé si lograré sobrevivir por mi enfermedad o si esta casa me lo permita”, afirma, cuando observa los daños y estragos que dejó la lluvia de la noche anterior, que además de la inundación al interior, ha deslavado otra parte del jardín, cada vez más cercada a la construcción. Muebles, ropa, fotografías, recuerdos, la vida misma, todo se ha ido deteriorando o irremediablemente echando a perder. Como en el caso de la joven, quien ha tenido que abandonar su vida laboral para dedicarse al cuidado de su madre, pero también ser quien busque una respuesta positiva a más de tres años de lucha.
De acuerdo al abogado Carlos Nader, quien como vecino de la Delegación Álvaro Obregón denunció lo que se califica como una ‘arbitrariedad’, explica a Revolución TRESPUNTOCERO que, al recurrir a Protección Civil los encargados de supervisar los hechos, reconocieron que en realidad la casa era inhabitable, lo que no significó que las autoridades y mucho menos la constructora detuviera el proyecto e indemnizara a la familia. 
Cabe señalar que, el Director Responsable de la Obra es el Arquitecto Oscar Conde de Anda con registro 1070 (SEDUVI), quien tiene a su cargo que la obra se realice con legalidad. Aunque derivado de toda esta problemática, podría fungir como un ejemplo que pareciera ser que se están permitiendo graves fallas, donde se encuentra de por medio vidas humanas, sin que, pareciera, eso importe.
La obra tiene el registro de Manifestación de construcción tipo “B”. Folio y No. de Licencia: AOB-200-2014. Con una vigencia de 17 de enero de 2014 al 17 de enero de 2016 y cuyo propietario es: Constructora e Inmobiliaria Marlue, S.A. De C.V.
Cabe señalar que el licenciado Mario Alberto Juárez Corona, es el Director General Jurídico en la Delegación Benito Juárez y quien otorga los permisos de obras en la Álvaro Obregón, y con quien esté medio pudo comunicarse para conocer su versión sobre este problema. 
“Creo que ya lo estaba viendo el área de Protección civil, nosotros no tenemos injerencia en ese caso a menos que Protección civil nos indique. Pero si la señora presenta afectaciones en su domicilio, si es que las tiene, debe presentarse ante el Ministerio Público, con sus dictámenes correspondientes y hacer la demanda”, declaró a Revolución TRESPUNTOCEROJuárez Corona.
Añadiendo, “no sé por qué no la ha realizado y que reclame su derecho conforme le corresponda, que canalice su queja y presente cuáles son las afectaciones”.
Sobre este punto, quienes denuncian la problemática no se explican, porque Jerónimo Díaz Sánchez, Verificador de Obras, quien se encarga de asegurarse que las obras estén en buen estado y no tengan irregularidades, sabiendo la situación que padecen las propietarias ha hecho caso omiso al caso, aun y con las pruebas legales.
La construcción del edificio de Estorninos 94, por ahora se encuentra suspendida, anteriormente estuvo clausurada, siempre gracias a las acciones tomadas por la joven propietaria y no por las autoridades delegacionales, quienes también aseguraron que la inmobiliaria cumpliría con la reparación de los daños, pero finalmente esto no sucedió.
Y por el contrario, se ha denunciado que las llamadas por parte de las afectadas ya no son respondidas. Provocando que su situación se agrave más, a tal grado que, el solo hecho de martillar por algunos minutos, podrían ocasionar el derrumbe entero de la casa.
“Si esto sería las consecuencias de una cosa tan simple, qué pasaría cuando lleguen niños, muebles, se coloquen pisos, todo ese movimiento o uno mínimo pueden derrumbar la casa”, se comenta. 
Aunque la problemática se ha dado a conocer con las autoridades delegacionales, así como en redes sociales, la jefa delegacional en Álvaro Obregón, María Antonieta Hidalgo Torres, no conoce el tema, puesto que no se ha pronunciado sobre éste  y tampoco a la familia afectada se le ha concedido una cita con la política para tocar el tema.
Lo anterior resulta complejo de creer, cuando la página del Ayuntamiento, señala a Hidalgo Torres como una mujer “con una amplia sensibilidad”, “adquirida cuando fue Directora de apoyo a la Comunidad”. 
Ahora mismo, mientras el lector avanza con estas líneas, podría existir la posibilidad que la casa siga derrumbándose poco a poco o en un instante. No hay nada por hacer que no sea construirla nuevamente. Pero ante la omisión de las autoridades que lejos de cooperar con acuerdos que lleven a soluciones y protejan la vida de dos personas, la inmobiliaria podría sentirse protegida. 
A tal grado, que las habitantes de la propiedad han preferido no mantener una entrevista directa con el medio, por temor a las represalias que cualquiera de los involucrados en la problemática pudiera provocar en su contra. 
Hoy la casa está parchada, en un primer momento la inmobiliaria aseveró que era lo único que requeriría la casa. Hoy dicho patrimonio se ha perdido, y con esto la vida cotidiana de las habitantes, quienes también se han visto severamente afectadas por los gastos en peritajes, los cuales han corrido por su cuenta en la búsqueda de documentación que les permitan enfrentar a autoridades que pareciera ser han bloqueado la justicia para ellas. 
¿Dónde está el lado humano de la gente de la inmobiliaria y la gente de la delegación? se cuestionan. Mientras continúan preguntándose qué significa que la casa cruja más que ayer. “Podría haber corrupción, no lo sabemos, pero no es posible que ante documentación que avala que no existe manera de reparar lo ya inservible, la inmobiliaria se sienta inmune. 
Porque cabe recordar que no solamente la casa se caería, también el edificio que construye Marlue está en peligro. También quienes adquieran una propiedad estarán corriendo el riesgo que la construcción se venga abajo”, señala un testigo. 

¡Comenta, debate y comparte!, ¡Romper el cerco informativo, crear conciencia y promover el cambio verdadero, está en tus manos.

¡No te pierdas y comparte mi canal youtube

Por cierto, ¿Ya hiciste tu contribución económica?, ¡Espero tu apoyo para www.tiraderodelbote.com http://ow.ly/qbLIv