“No queremos ser nosotros quienes tengamos que ser rescatados mañana”; Tribunal de Arbitraje arriesga vida de trabajadores

¡Dale Like, comparte y deja tus comentarios!
(28 de septiembre, 2017. Revolución TRESPUNTOCERO).- Hasta antes de abril de 2016, el Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje, mantenía en dos direcciones sus oficinas (Avenida del Imán y Calzada del Hueso), en aquel mes se llevó a cabo la unificación en un solo edificio de 14 pisos, ubicado en Diagonal 20 de noviembre 275.
Durante estos meses, no se había suscitado ningún evento que provocara que el personal que ahí labora pusieran atención en la construcción. Hasta el ocho de septiembre pasado, un día después de un sismo de 8.2 grados el cual causó los mayores estragos en Chiapas, Oaxaca y aunque la intensidad movió fuertemente a la Ciudad de México, los daños en la capital fueron mínimos en la mayoría del territorio.
Sin embargo, a la mañana siguiente cuando llegaron a las oficinas se encontraron con daños severos, como pisos divididos por grietas pronunciadas, se cayeron puertas, plafones, vidrios y pedazos de pared, describe a Revolución TRESPUNTOCERO una persona que labora en Tribunal, quien ha preferido mantenerse en el anonimato, por temor a represalias.
Las primeras preocupaciones comenzaron a surgir entre los empleados y se llegó a mencionar que ese edificio quedó severamente dañado con el terremoto de 1985, por lo que años más tarde, en 1989 se publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) la orden que debía ser demolido, por estas afectaciones. Lo cual pudieron comprobar al revisar el ejemplar de aquel año.
Aun con esto, el edificio siguió funcionando y hoy son ocupadas por el Tribunal. “Luego del sismo del 7 de septiembre, nos dieron el día y el fin de semana se atravesó, cuando regresamos el lunes el edifico estaba totalmente parchado. Pero pudimos observar como las escaleras tenían grietas.
Otros daños resaltaron con los parches, que evidenciaban lo que había dejado aquel sismo, así como los vidrios nuevos de algunas ventanas lo que significa que los otros no aguantaron. Todos los trabajadores comenzamos a indignarnos porque no es posible que nos arriesguen a trabajar en un edificio en dichas condiciones. Por lo que nos dimos a la tarea de investigar y nos dimos cuenta que en efecto debió ser demolido”, denuncia la fuente.
Y si había habido este tipo de afectaciones en el del siete, en el del 19 fue peor. “Vivimos uno de los mayores terrores de nuestras existencias, por decir poco; se comenzaron a caer plafones, pero también piedras, no sabemos de dónde, se comenzaron abrir aun más las escaleras. Y los daños eran peores en ese momento. Pero como todos teníamos pánico no nos detuvimos a tomar fotografías, nadie grabó nada, todos corrimos por nuestras vidas”.
En ese edificio de 14 pisos, la persona se encontraba aún más arriba de la mitad, y de inmediato bajó las escaleras, a su paso vio gente lesionada, pero también aquellos que querían salir por la inseguridad del edificio y los de seguridad privada no se los permitían.
También señala que, “hubo daños más severos que los del sismo anterior, nada más que a los compañeros brigadistas que quisieron ingresar al edificio les quitaron los celulares.
Los policías de seguridad privada se los arrebataron, si querían entrar nuevamente al edificio esa era la condición. Incluso, parte del equipo laboral que también son brigadistas señalan que los catearon para asegurarse que no pudieran tomar fotografías ni video, nada que pudiera evidenciar lo que sucedía en dicho edificio”, declara.
De acuerdo a la persona que informa de estos daños, los trabajadores en el Tribunal son aproximadamente mil, más litigantes y actores que van a diario, lo cual también preocupa por el peso que carga dicho predio, sin contar que en cada piso existe más de un millar de expedientes, añade.
Por ahora les han aplazado el regreso, anteriormente se dijo que sería el jueves pasado, pero se traslado al lunes sin embargo, el domingo les dijeron que hoy jueves, pero ya se ha recibido un aviso que será hasta el próximo lunes.
“El Presidente Magistrado, Luis Gerardo de la Peña, comienza a sacar fotos donde está revisando el Tribunal y señala que todo está perfectamente bien. Y no se ven expedientes tirados, ni computadoras tiradas, no hay plafones en el suelo ni escombro. No hay absolutamente nada. Para mi es una escenografía bien puesta.
Todos vimos como se caían archiveros completos con expedientes y está todo perfecto. Además ha subido videos donde está el ingeniero con él y pareciera que lo orilla a decir que ‘todo está bien’. Para mí esto sí es corrupción, porque si ese edificio tenía que ser demolido no entiendo porque no lo hicieron y por qué ahora lo ocupamos nosotros”, indica.
“Somos muchas personas las que estamos ahí dentro y corremos el riesgo hasta de perder la vida. Afortunadamente en este sismo no pasó a mayores pero no se trata de esperar a ver qué pasa. Y todo por no acatar una orden de hace muchísimos años. Repito el peso es bastante importante, lo que carga, son miles de expedientes por sala (por piso).
Ahora muchos tenemos el estrés postraumático por vivir esto allá dentro y sentir que nos moríamos. La mayoría tenemos miedo y descontento. Nos preguntamos por qué las autoridades no hacen nada, incluyendo a nuestro sindicato. El líder sindical ha dicho poco y lo último fue que todo estaba bien y en orden que podíamos regresar a laborar”, explica.
Al recordar nuevamente la experiencia de ese 19 de septiembre, la fuente señala que muchos no quisieron quedarse en las columnas por lo mismo de la inseguridad de la construcción, “en cada piso que bajamos vimos que a otros no los querían dejar salir, y también observamos que las escaleras se iban separando y caían piedras no sabemos de dónde porque a una compañera le cayó una en la cabeza, mientras más ascendíamos veíamos más daños”.
Cabe mencionar que el edificio no cuenta con una alerta sísmica; incluso un día antes, cuando se les avisó del simulacro, tras recordarles que no la tenían, señalaron que usarían un silbato o en su caso se guiarían por la que tiene un edificio atrás del Tribunal, esto es una negligencia más”, advierte.
También se denuncia que, en el lugar se ha contratado una empresa de intendencia que tiene laborando a personal de la tercera edad, uno solo hace la limpieza de cada piso y en algunos casos se tiene a dos por piso, “a ellos los explotan y también corren riesgos, ya que su agilidad no es la misma”.
Por ahora se tiene también una petición en change.org ( https://www.change.org/p/srio-de-gobernación-y-presidente-de-la-república-demolición-del-edificio-en-diagonal-20-de-noviembre-ordenado-en-1989-y-responsabilidad/fbog/175088349 ) para que el edificio sea demolido y ellos trasladado a oficinas seguras. “No queremos q esto pase a mayores y seamos nosotros quienes tengamos q ser rescatados mañana. Ahorita somos nosotros pero en un futuro podrían ser otras personas. ya no queremos más afectados.
Si no protegen nuestras vidas lo exigiremos, porque sabemos que tener trabajo es muy importante aún más con la situación que vive el país pero es más importante nuestras vidas y la tranquilidad de nuestras familias”, añade.
Pese a lo señalado en el Diario Oficial de la Federación, a los trabajadores se les ha presentado un documento donde el arquitecto Carlos Francisco Vigil Díaz, avala que el edifico está en buenas condiciones. Cabe señalar que las especificaciones constan de una sola hoja, y con frases cortas. Lo cual para los empleados no les significa seguridad.
¡Comenta, debate y comparte!, ¡Romper el cerco informativo, crear conciencia y promover el cambio verdadero, está en tus manos.

¡No te pierdas y comparte mi canal youtube

Por cierto, ¿Ya hiciste tu contribución económica?, ¡Espero tu apoyo para www.tiraderodelbote.com http://ow.ly/qbLIv