Primero llegó la debacle del PRI, luego la caída Televisa por su apoyo a EPN y su complicidad en corrupción: Villamil

¡Dale Like, comparte y deja tus comentarios!
(19 de agosto, 2017. Revolución TRESPUNTOCERO).- En La rebelión de las audiencias (Grijalbo, 2017), Jenaro Villamil afirma y sustenta que en menos de una década pasamos del imperio del rating al dominio del mundo hiperconectado “a través de estos nuevos superpoderes de las nuevas tecnologías: Google, Facebook, Twitter, Apple, AT&T, Microsoft y sus tentáculos”.
El periodista asegura que el Big Brother orwelliano de la pantalla televisiva cambió al de la pantalla telefónica y los dispositivos móviles, pero con un sutil y riesgoso cambio de ecuación para las élites: los vigilados pueden vigilar, las audiencias pueden producir contenidos, los ciudadanos pueden reclamar sin la mediación de los partidos o los grandes medios de comunicación. “La interacción ha convertido esta nueva galaxia comunicacional en un nuevo y complejo ecosistema, con riesgos y posibilidades aún inciertos”, señala.
En 2005 Villamil escribió La televisión que nos gobierna (Grijalbo). El objetivo fundamental de esta obra fue describir la estructura e infraestructura del poder de la televisión en México. Apenas iniciaba la convergencia tecnológica (fusión del espectro radioeléctrico con las redes de telecomunicaciones como el internet, la telefonía o el satélite), pero ya se veía venir una dinámica nueva sobre la misma y anquilosada estructura de concentración y poder monopólico, añada en La rebelión de las audiencias.
La rebelión de las audiencias, detalla a Revolución TRESPUNTOCERO “es el resultado de dos fenómenos que hicieron convergencia, por un lado el modelo de cambio tecnológico y por el otro la posibilidad cada vez mayor de que surgiera una fusión entre lo analógico y lo digital.

Esto se fue gestando desde el 2000 a la fecha y en México se da justamente en el momento de la crisis del sistema político es decir, el fracaso de alternancia, la guerra contra el narco, el ascenso de Peña Nieto y este maridaje tan clarísimo que tenía con Televisa”, indica.
Al darse ese encontronazo de dos procesos muy distintos, explica, se genera una reacción en la ciudadanía cuya voz no se escuchaba a través de los medios masivos  y entonces éstos, en especial las televisoras se van rezagando, sobre todo en los últimos tres años. 
“La fórmula que les permitió acaparar más de 50 años el monopolio hasta la enajenación, sobre todo con respecto a la información, se rompió y cada vez mas de una manera acelerada era la respuesta a un control tan férreo. 
Aunque no se ha tirado una dictadura, como por ejemplo el franquismo, las redes sociales están impulsando este rompimiento. Aunque por ahora se esté dando también activismo cómodo desde el sillón, antes ni siquiera eso había, los procesos de participación ciudadanos son distintos y son importantes porque es como se derrumba el control televisivo y el entretenimiento televisivo”, añade Jenaro Villamil.
Agrega, que ya no solamente se habla de espacios informativos sino de una generación que ya no se está formando con las telenovelas mexicanas, como sí pasaba aún hace 10 años, cuando marcaban el Prime time.
“Televisa sólo admitió que su crisis tiene que ver con el proceso de la convergencia, Emilio Azcarra dijo que iban a transformar la televisora, pero estaba hablando de la parte tecnológica, el desplazamiento del modelo analógico por el modelo convergente; pero no habló de la otra parte. 
No habló de la responsabilidad que tiene Televisa con la crisis de credibilidad frente a sus audiencias, con la autocensura, con en apoyo a Peña Nieto, con su silencio frente a los casos de corrupción, con su complicidad en los casos de corrupción, siendo Televisa una empresa beneficiaria del desfalco de entidades como Veracruz, Tamaulipas, Chihuahua, Nuevo León, es difícil que lo hiciera”, indica el también académico.
“Y entonces la gente se burla de eso. Televisa está peor porque están ignorando esta parte, tienen demasiados intereses involucrados con el poder político como para que de repente rompan con la fórmula televisiva. Tal vez si en algún momento se declara la quiebra en la bolsa y la compran esto cambie. No es un escenario difícil ni lejano, la reconfiguración accionaria es una posibilidad”, puntualiza Villamil.
Aunque también señala que la idea de ensuciar las redes está presente entre políticos e incluso entre sectores criminales; “la incidencia del narco en las redes es clarísima. Ahora la comunicación digital es muy porosa, es decir permite en cierto momento el enfrentamiento de muchos intereses y de muchas voces que no necesariamente son voces genuinas; quieren generar confusión como lo vimos en el Estado de México”.
Explica que cuando el PRI vio que sí perdía el poder se generó miedo y eso se va vivir en el 2018, sentencia el autor; “la estrategia del miedo también va venir por la parte digital, pero los mexicanos ya no somos tan ingenuos como lo fuimos en 2006 o en el 94 con el asesinato de Colosio, que provocó el voto del miedo, también gracias a las televisoras”.
Pero ahora, señala, lo que se tiene son dos grandes televisoras en crisis de credibilidad frente sus audiencias y una dispersión de plataformas digitales en donde cada quien va tratar de incidir en momentos como éste de rebelión; pueden caer muchos incautos pero también hay ya un ejercicio de cultura digital. Aunque hace falta la alfabetización digital, es decir enseñarle a las audiencias y a los usuarios de las redes cómo distinguir entre una noticia falsa y una real; cómo no difundir rumores o dejarse ir por la nota aparentemente más espectacular, afirma.
“Pero en definitiva, Televisa ya no puede controlar la incidencia de la sociedad. Operaciones de linchamiento como la que presenciamos con Tláhuac, que hubiera funcionado tal vez en 2004 ya no suceden. Hay una vacuna contra las campañas de linchamiento y miedo, ahora el partido que está gobernando está en tercer lugar, ni siquiera el PAN cuando estuvo en el poder cayó al tercer lugar.
Primero llegó la debacle del PRI y luego la caída Televisa. En La rebelión de las audiencias se explica el tema y la tesis de la rebelión de éstas, no solamente estás escribiendo la caída de un monopolio también cómo se empoderan las audiencias”.
¡Comenta, debate y comparte!, ¡Romper el cerco informativo, crear conciencia y promover el cambio verdadero, está en tus manos.

¡No te pierdas y comparte mi canal youtube

Por cierto, ¿Ya hiciste tu contribución económica?, ¡Espero tu apoyo para www.tiraderodelbote.com http://ow.ly/qbLIv