Luego de ser custodiado por elementos de Marina, joven desaparece y es encontrado muerto con signos de tortura


Imagen: Amnistía Internacional

¡Dale Like, comparte y deja tus comentarios!
(02 de agosto, 2017. Revolución TRESPUNTOCERO).- José Humberto, de 25 años, fue arrestado por policías municipales de Santa Catarina, Nuevo León, porque les “parecía sospechoso”. 
Otra persona que se encontraba en el mismo sitio también fue detenida. La policía alegó que los detenidos tenían drogas ilícitas. Por lo que ambos fueron trasladados a instalaciones municipales, pero posteriormente decidieron que serían llevados a la agencia del Ministerio Público de la Federación, por lo que entregaron a los detenidos a los escoltas municipales. 
En el camino, los vehículos en que viajaban fueron atacados con disparos de arma de fuego por personas desconocidas, varios funcionarios públicos fallecieron y otros, al igual que la otra persona detenida, resultaron heridos. José Humberto resultó ileso, informó Amnistía Internacional.
A raíz de estos acontecimientos, el Director de Seguridad Pública municipal solicitó apoyo a la Secretaría de Marina para trasladar a todas las personas, por helicóptero, al Hospital Universitario en Monterrey. 
En ese lugar descendieron los funcionarios heridos y la otra persona detenida. José Humberto no bajó del helicóptero, aunque hay clara evidencia, incluyendo videos y testimonios, de que sí lo había abordado. 
Su cuerpo fue hallado un día después en un sitio baldío en el municipio de San Nicolás de los Garza, también en Nuevo León, con bolsas de plástico encima que contenían drogas y con señales de tortura.
La Comisión Nacional de Derechos Humanos concluyó que funcionarios de la Secretaría de Marina son responsables de la detención arbitraria, la desaparición forzada, tortura y ejecución de José Humberto Márquez. 
El caso ha sido investigado por la Procuraduría General de la República, pero hasta la fecha se ha negado a presentar el caso ante un juez, a pesar de que la investigación ha avanzado y existen los elementos suficientes para hacerlo.
De acuerdo a AI en México, cualquier persona puede ser arbitrariamente arrestada, pero el riesgo es más significativo si se encuentra en una situación de vulnerabilidad, por ejemplo: si es una persona joven, pobre o indígena.
“En México se usa desproporcionadamente la prisión preventiva, y ésta es oficiosa en algunos supuestos, por lo que una persona que es arbitrariamente detenida y a quien se fincan cargos por ciertos delitos graves o formas violentas de comisión de un delito, puede pasar varios años en prisión en espera de juicio, a pesar de que la Constitución establece dos años como plazo máximo de la prisión preventiva”. 
Tal es el caso de Enrique Guerrero, quien fue aprehendido arbitrariamente en mayo de 2013. Igualmente, Verónica Razo fue detenida de forma arbitraria y acusada de un secuestro en 2011, por hombres armados y sin uniforme. Ambos continúan en prisiones federales, y aún sin sentencia, se menciona.
Además se menciona que las circunstancias en que ocurren los arrestos arbitrarios son variadas “pero no parecen tener relación con las acciones de las víctimas, muchas veces suceden en el transcurso de un día de normal en la vida de las personas, sin que se requiera un evento excepcional para provocarlas”, se indica.
Para la especialista en Derechos Humanos, Alejandra del Campo, “las detenciones arbitrarias son solamente el inicio de una larga cadena de violaciones a derechos humanos y al mismo tiempo elementos de la estrategia del miedo que busca imponer el gobierno a su adversario: el pueblo”, indica a Revolución TRESPUNTOCERO. 
Además, explica que de esta manera “México se ha convertido en una fabrica de falsos culpables. De gente que es inocente pero que o se ha declarado culpable por la tortura padecida o simplemente no tuvo la oportunidad de defenderse. Porque al final necesitan ser exhibidos para ‘legitimar’ una estrategia de seguridad que más que eso, es un método de represión de la sociedad y no combate al crimen”.
Posiblemente,señala, a las clases altas este tipo de hecho no le son del todo familiares, pero no significa que de vez en cuando no pueda pasar. “Pero ellos sí se pueden defender. El pobre no puede ni abrir la boca, desconoce sus derechos y son intimidados y tratados con prepotencia. 
Para los jóvenes y de escasos recursos no existe la oportunidad de defensa. De entrada les dicen ‘dónde tienes…’, ‘qué armas usas’, ‘dónde tienes la droga’, mientras son brutalmente golpeados y amenazados. Por eso hay miles de detenciones arbitrarias, desapariciones forzadas, casos de tortura, ejecuciones porque hay muchos pobres y poco a poco se lleva a cabo un exterminio”, puntualiza. 

¡Comenta, debate y comparte!, ¡Romper el cerco informativo, crear conciencia y promover el cambio verdadero, está en tus manos.

¡No te pierdas y comparte mi canal youtube

Por cierto, ¿Ya hiciste tu contribución económica?, ¡Espero tu apoyo para www.tiraderodelbote.com http://ow.ly/qbLIv