“Javier Valdez no fue derrotado sino que fue ejecutado que es diferente, sus textos son una manera de no callar”

¡Dale Like, comparte y deja tus comentarios!
(17 de agosto, 2017. Revolución TRESPUNTOCERO).- Pronunciar el nombre de Javier Valdez y sacar a tema su labor periodística y su andar humanista duele a todos aquellos que conocieron y convivieron con ese extraordinario ser humano. A quien asesinaron de la manera más vil y cruel por mostrar los rostros de dolor y sufrimiento que han sido carcomidos por la violencia y la muerte, que ha dejado a su paso el narcotráfico. 
César Ramos, editor en Penguin Random House y quien se hizo cargo de las las revisiones de las obras de Javier Valdez platica con Revolución TRESPUNTOCERO y recuerda que fue en 2009 cuando dieron inicio a la creación de una obra que hablara del narcotráfico, pero desde otro ángulo, el de las mujeres. Aquellas relacionadas de manera directa e indirecta, como madres, como esposas, como amigas, pero también como víctimas, siendo el resultado Miss Narco (Aguilar, 2009).
“Nosotros estuvimos sondeando que periodistas de a pie podrían darnos este perfil de acercamiento con las personas y Javier fue de los periodistas que siempre nos llamó la atención, por su trabajo tan humano. Javier no solamente trabajó por la nota dura, también contaba historias. 
Se acercaba directamente a la víctima, se acercaba directamente al narco, contaba historias conmovedoras y dejaba de lado el papel protagónico, buscaba al ser humano rendido ante el narco o hechizado por el narco. Por eso dijimos vamos por Javier Valdés y desde el principio la relación fue sencilla, muy afectuosa. Pudimos trabajar varios libros con él”, comenta César Ramos.
Periodismo escrito con sangre (Aguilar, 2017), explica, nace como una especie de homenaje, pero también como una necesidad que los textos de Javier Valdés sean conocidos por más personas. “Porque es un periodismo directo, frontal. Es un periodismo que está en el ojo del huracán. Es un periodismo que está con los seres humanos, es un periodismo que le da voz a los derrotados, a los afligidos a las víctimas.
A las madres de los desaparecidos, a los hermanos de los levantados, a los padres de los ejecutados. Son textos escritos con sangre, con los nervios con el sudor, con los temblores. Y Javier conocía todas estas características y está plasmado desde adentro, desde la entraña y desde el alma de los seres humanos”, añade el editor.
Periodismo escrito con sangre, es una antología de textos de Javier Valdez, que surgen a raíz del recuento de sus trabajos. Para César Ramos el dedicarse a conjuntarlos fue nuevamente reencontrarse con el autor, pero también con el amigo, reconociéndolo pero también redescubriéndolo. 
“Fue muy difícil porque son muchísimos los textos notables de Javier y esto es solamente una pequeña muestra de la fuerza, del vigor y del entusiasmo con el que Javier hacía periodismo. 
Por eso cuando comencé a trabajar con la selección de textos había momentos en los que me ganaba el llanto. Porque Javier era un gran autor excepcional, un gran ser humano y un extraordinario amigo. Como pocos autores, él era tolerante comprensivo, muy humano, nunca pensó que él era el gran periodista entonces se trabajaba muy bien”, describe César.
Que al encontrarse nuevamente con sus historias, se encontró con una realidad tan triste, porque leerlo era volver a verlo, a escuchar sus carcajadas, sus risas pero también era saber que esto que él había combatido, propició que el terminara en el mismo caso. 
“Hay un texto de un periodista de Sonora que habla de cómo empieza a sentir el asedio y siempre dice que no lo dejen solo. Entonces Javier dice que le debía un texto para reivindicar su postura y curiosamente es lo mismo que le pasa Javier. No estoy diciendo que lo dejaron solo, pero sí pienso que el narco o el crimen organizado -que le vale madres la cuestión humana- lo dejó al fin y acabo ejecutado solo”, pronuncia César Ramos.
Cuando César se enteró de la muerte de Javier, bastó ver el llanto de una persona y el rostro acongojado de otra pronunciando su nombre para saber que lo habían asesinado. Una circunstancia repetitiva en más de alguno que conoció el trabajo y la vida del periodista. 
Aquel 15 de mayo, César tuvo un sentimiento de infinita tristeza y de infinita amargura. “Sabemos que estaba en riesgo que es parte a veces de este macabro juego de la vida, pero no lo deseas menos lo esperas”, añade el editor quien también se convirtió en un gran amigo para el periodista.
“Es por esto que Periodismo escrito con sangre, se crea porque pensamos que era importante de inmediato responder a esta circunstancia de su muerte. Con una selección de textos que lo reivindican, que lo volvieron a poner en los reflectores sobre todo con la idea que estas nuevas generaciones conozcan la forma tan humana, tan profunda y tan conmovedora de hacer periodismo”. 
César afirma que la historia de Javier se escribe con mucha amargura, pero por otra parte también con mucho respeto y mucho entusiasmo, “yo creo que él también le hubiera gustado que uno siguiera riéndose, estando feliz, celebrando los libros que nos dejó.
Y con esa conciencia que no fue derrotado sino que fue ejecutado que es diferente porque sus textos aquí están y son una manera de no callar, de responder a esta circunstancia tan lamentable que atraviesa el país en todos los sentidos. 
Responder con estos textos es una apuesta al día de un ciudadano, de un trabajador de los medios de comunicación que se partió la madre por decir la verdad, y sobre todo por darle voz a la gente más maltratada y que más necesidad tenía de ser escuchada”. 
Además, señala que ante la gravísima problemática del narco Javier Valdez respondió a éste y fue esa respuesta a estos problemas lo que acabó con su vida. 
“En Penguin Random House tenemos la fortuna y la ventaja de apostar por temas de contenido social. Apostamos por libros que nos hablen de una denuncia contra el poder o de una denuncia contra el crimen organizado. Buscamos textos que aporten de alguna manera a la conciencia social para que de alguna manera se haga justicia a los periodistas, a los fotógrafos. A la gente que están en los medios y que trabaja por decir su verdad. 
Más allá del número de ejemplares que vendas, el propósito es buscar convencer, que haya una ocasión para levantar la voz y decir no estamos de acuerdo con esta situación en el país”, apunta César. 
Sobre sus lectores, César señala que, “la gente lo quería, los respetaban. Pudimos comprobarlo en las presentaciones, había muchos jóvenes y la postura era de respeto, de admiración”.
El editor lo recuerda como un hombre sonriente, bromista y entonces “no te podías imaginar a esta persona amable y con grandes carcajadas estuviera metido en estos lodazales, en estos tristes arbustos de dolor y de muerte. Este personaje estaba muy contento con la vida. Pero detrás de este personaje había un hombre que trabajó con infinita honestidad sus columnas y eso era lo que la gente recibía de él.
No sólo los periodistas también los lectores comunes admiraban mucho el trabajo de Javier. Porque era sincero y fue hasta las últimas consecuencias. Porque decía la verdad que no necesariamente tienen que decir los periodistas sino los ciudadanos que sufren los embates de narcotráfico”. 
Javier Valdez, contó historias de dolor y amargura, historias escondidas que tal vez nadie quería escuchar pero que existían y Javier les dio voz e importancia. “Fue siempre un periodista congruente con lo que decía y hacía porque su trabajo tiene un profundo sentido humano. No es un periodista del dato duro o la estadística. Sino que además de esto se supo acercar mucho a la mujer que sufría, al niño que sufría, él hizo retratos periodísticos realmente conmovedores”, profundiza César Ramos. 
Además, afirma que, ayudó y alentó a muchas personas a no perder la esperanza. En nuestro andar los seres humanos vamos haciéndonos de complicidades y Javier Valdés formó así parte de la vida de César Ramos, ahora como un amigo entrañable y extrañable. 
“Es muy extraño un día encontrarte y verlo en esa imagen de la prensa, que aunque sabes que puede pasar, el dolor sobrepasa esa conciencia y se le extraña mucho. Pero hay que aprender a vivir con él pero ahora mediante sus libros”, finaliza César Ramos.

¡Comenta, debate y comparte!, ¡Romper el cerco informativo, crear conciencia y promover el cambio verdadero, está en tus manos.

¡No te pierdas y comparte mi canal youtube

Por cierto, ¿Ya hiciste tu contribución económica?, ¡Espero tu apoyo para www.tiraderodelbote.com http://ow.ly/qbLIv