El de San Fernando fue un golpe de muerte a la migración; el inicio de las tragedias humanitarias: Pedro Pantoja

¡Dale Like, comparte y deja tus comentarios!
(25 de agosto, 2017. Revolución TRESPUNTOCERO).- Aquella bodega sin techo, ubicada en San Fernando, Tamaulipas donde tuvo lugar la masacre de 72 migrantes, hoy está abandonada. Ahí hay un carro quemado y la hierba crecida, ese es el símbolo y el diagnóstico de lo que ha significado este sangriento acontecimiento, no sólo de aquellos migrantes, porque posiblemente hubo más, pero no hay una investigación suficiente, detalla aRevolución TRESPUNTOCERO, el sacerdote Pedro Pantoja, quien el miércoles pasado acompañó a las familias de víctimas en lo que fue el séptimo aniversario.
“Todo eso nos indica que no importan los migrantes ni ningún otro acontecimiento que se relacione con sus vidas. Siete años de impunidad, siete años en los que simplemente se sabe que ese acontecimiento fue el inicio de las tragedias humanitarias. También estuvimos en otro sitio cerca de el ejido La Joya donde fueron encontrados más de 40 fosas, con más de 190 cadáveres con el cráneo triturado. 
Esto sucedió en el mismo territorio ni siquiera caminando a unos 15 o 20 kilómetros, ese acontecimiento viene a completar el daño, el odio y el rechazo contra éstos migrantes. Esto indica que ni siquiera limpiaron el territorio para desaparecer las huellas sino que el mismo crimen organizado les arrimó otro acontecimiento de sangre”, reflexiona el sacerdote.
Por lo que asegura que dicha acción significa que no hubo ningún trabajo ni siquiera hubo preocupación. “El llanto de las mujeres que estuvieron con nosotros en San Fernando, así como en el museo de memoria y tolerancia nos indica el llanto de América Latina”. 
Y afirma que es una vergüenza que el Estado mexicano no responda a América Latina, porque, indica, si fue un duelo de todo el continente porque encontramos brasileños, ecuatorianos y todos los de centroamericanos.
“Alguien me dijo ayer que estuvimos en ese campo de sangre, que también estaba incluido un hindú sin duda es una responsabilidad, pero el Estado jamás la ha asumido y por otro lado hay una tendencia institucional a ocultar ese campo de sangre y convertirlo en un manto de olvido.
No hay realmente una lucha por fincar responsabilidades. También por otros medios se puede conocer en qué forma los marinos participaron, así como el ejército. En qué forma se llevan al sobreviviente o a los sobrevivientes porque ésta trae otra hipótesis sangrienta, ellos hablaron a los consulados para decir que temían por sus vidas, estando ya heridos y casi moribundos”, indica.
En tanto, reitera que ese es el ejemplo del gobierno: ‘acabemos con las vidas de estos para que no haya huellas’. Es por ello que el sacerdote Pantoja cuestiona dónde está el ejercicio del dictamen de lesa humanidad “porque este crímen de lesa humanidad, porque realmente se hirió a toda América Latina debe fincar responsabilidades a las autoridades , por que sí hubo detenciones pero secundarias.
Y cabe señalar que por aquel tiempo, mataron al alcalde de ese lugar cuando de alguna manera quiso denunciar el caso. Además no han hecho nada por la devolución y la identificación de los restos”, afirma el sacerdote. 
Asimismo cuestiona al Estado reiterando que no hizo nada para darle a las familias de las víctimas una digna y justa compensación en el sentido que estos hombres y estas mujeres, que iban de alguna manera a aliviar el hambre de toda sus familias no lo harán, porque nunca volverán, señaló.
También agrega que ni siquiera se han prestado para la transparencia de la verdad, ni tampoco se ha dado una compensación realmente humanitaria para el ritual de su entierro  y de la llegada de los restos, señala.
“Decía una hondureña que aunque las cosas nunca se aclaran del todo, quisiera tener la alegría de besar los restos de su esposo, eso es lo que pensamos y nos regresamos entristecidos después de ver el abandono. Prácticamente ahora es un basurero esa bodega sin techo, que fue el escenario del asesinato del holocausto de estos 72 migrantes”, puntualiza.
El sacerdote Pedro, indica aquel episodio sangriento fue un golpe de muerte a la migración, para declararla como una migración sin futuro. La hierba crece sobre la sangre, y sigue creciendo para que cubran la sangre de los migrantes que fue derramada ahí; es el símbolo del Estado. 
“En cuanto a la CNDH tres años después emitido un informe sumamente mediocre con su director Plasencia, por eso pedimos la destitución de él. Fue un informe totalmente deficiente, sin haber recorrido el camino de las víctimas y tampoco fincando responsabilidades.
Nosotros atacamos fuertemente ese informe. Ahora queremos superar esa omisión y que presione a la PGR para que nos entregue los expedientes, la transparencia de las complicidades y que no estorbe la PGR la búsqueda de ese mecanismo de la Comisión Interinstitucional Internacional Forense. Es por todo esto que el Estado es un encubridor totalmente. 

¡Comenta, debate y comparte!, ¡Romper el cerco informativo, crear conciencia y promover el cambio verdadero, está en tus manos.

¡No te pierdas y comparte mi canal youtube

Por cierto, ¿Ya hiciste tu contribución económica?, ¡Espero tu apoyo para www.tiraderodelbote.com http://ow.ly/qbLIv