Alcaldesa priista en Guerrero pretende llevarse el agua de un arroyo en área protegida; indígenas se oponen

¡Dale Like, comparte y deja tus comentarios!
La alcaldesa priista de Xohistlahuaca, Aceadeth Rocha Ramírez, pretende llevarse el agua de un arroyo ubicado en un área natural protegida, a 14 comunidades.

Esto, a cambio de la construcción de un centro de salud, la apertura y pavimentación de unos 4 kilómetros de carretera y la calle principal de Rancho del Cura Ejido, en su búsqueda para reelegirse en 2018.

Ante esto, el pueblo de la comunidad de nn’anñcue ñonmdaa (amuzga) se inconformó, porque al llevarse el agua que en temporada de lluvia apenas luce abundante y suena entre los cerros, arroyo abajo se secaría, y no habría agua para el riego para la siembra de maíz, frijol y ajonjolí; además dicen que el agua no se vende.

El 25 de septiembre del año pasado, las autoridades firmaron un convenio “otorgando el más amplio permiso y autorización, al Ayuntamiento” para que “por tiempo indefinido y no tiene fecha de caducidad o término” se extraiga agua de la comunidad.

A cambio la alcaldesa “se comprometió” a pavimentar la entrada principal de la comunidad, además de de que finalizar la construcción del centro de salud. El documento agrega que “una vez que inicien los trabajos de extracción de agua, al mismo tiempo se iniciarán los trabajos de construcción”.

Sin embargo, la alcaldesa sólo abrió la carretera de terracería que los pobladores no usan. De eta manera, el hartazgo de la población llegó a su máximo hace dos meses cuando la alcaldesa no envió los alambres para cercar los terrenos por donde se abrió la carretera de terracería.

Rocha Ramírez también hizo creer que había comprado el terreno donde fue construida una pequeña represa, y donde sería bombeada el agua, lo que molestó a los pobladores, porque el terreno es ejidal, y para poder obtener la posesión de la tierra o cualquier otro asunto que afecte al ejido, tiene que ser autorizado en una asamblea de ejidatarios, y esto no ocurrió.

Por su parte, el dueño de predio, el señor Florentino Mauro Luis, durante una visita que le hicieron los ejidatarios el sábado pasado, negó el haber vendido el terreno por donde pasa el arroyo y donde se captaría el agua.

 El hombre, que no sabe escribir ni leer, aseguró que sólo otorgó el permiso a la alcaldesa para que los tubos pasaran por su terreno. Su esposa mencionó que el viernes fue la última vez que autoridades del municipio los visitaron, para asegurarse de que no cambiaran de opinión. Ella aceptó que sí les han ofrecido dinero.

Mientras tanto, el presidente del comisariado ejidal y el comisario municipal, Juan López de la Cruz y Fidel del Rosario Reyes, expresaron su descontento, por cómo la alcaldesa actuó para llevarse el agua, y desde hace cuatro meses no se ha vuelto a parar en la comunidad, porque sabe “que ella nos engañó como pueblo y nos quiso hacer a su modo”.

Rosario Reyes indicó que luego de los engaños, la alcaldesa, no se aparece por la comunidad. La gente pide a cambio de que se lleve el agua, el pago de 300 mil pesos anuales, “porque sabemos que no va a cumplir con las obras que prometió”.

Además de que el centro de salud (de un programa federal) y la pavimentación de la carretera no debieron de ser una condicionante, “porque es su trabajo hacerlas y apoyar a la comunidad”.

¡Comenta, debate y comparte!, ¡Romper el cerco informativo, crear conciencia y promover el cambio verdadero, está en tus manos.

¡No te pierdas y comparte mi canal youtube

Por cierto, ¿Ya hiciste tu contribución económica?, ¡Espero tu apoyo para www.tiraderodelbote.com http://ow.ly/qbLIv