Por la mano del padre, un caso escalofriante como ningún otro hasta hoy en la historia México

¡Dale Like, comparte y deja tus comentarios!
(15 de julio, 2017. Revolución TRESPUNTOCERO).- Cuando a Gustavo lo detuvo la policía estaba riéndose. Cuando lo ficharon también se reía. A su llegada a Nezahualcóyotl, los elementos impidieron que al joven e 26 años los habitantes enardecidos lograran lincharlo.
Horas antes, Gustavo había ahorcado a sus tres hijos, para después abandonar los cuerpos dentro de su casa, no sin antes propinar una golpiza a su esposa, a quien también había querido asesinar, sin poder lograrlo.
El triple homicidio sucedió en 2006, en la colonia Evolución. Fue Monica, la madre de los tres menores quien pidió ayuda a la policía. Los menores tenían siete, cinco y un año de edad. De acuerdo a los informes Gustavo mató a sus hijos, “en venganza”, ya que mantenía problemas con Monica. 
El periodista y escritor Martín Moreno se enteró de la noticia al verla publicada en la contraportada de la Prensa. Lo cual de inmediato lo impactó. “Cuando vi que mató a sus hijos pensé, aunque igual hubiera sido grave, que era su padrastro pero al saber que eran sus hijos naturales, pensé que no podía ser.
Te entra un pavor inmenso. Yo empecé a meterme al tema siendo columnista de Excélsior en ese entonces. Y Le dije al director que quería hacer un reportaje en tres partes de este tema, pero me metí tanto que fueron 10 meses en Nezahualcóyotl”, comenta a Revolución TRESPUNTOCERO el periodista Martín Moreno.
Producto de las constantes visitas de investigación, Moreno había conseguido tal cantidad de material que visualizó un libro que de alguna u otra manera tenía que ser interés público, comenta.
En Por la mano del padre (Aguilar, 2017), el escritor Martín Moreno, narra de manera magistral y profunda la historia de aquella noticia, sin emitir juicios y desde una perspectiva absolutamente imparcial. Porque como lo comenta, el periodista no debe ser el juzgador, porque para ello serán las las autoridades, quienes deban encargarse.
A Gustavo lo detuvieron el mismo día que mató a sus hijos. Desde que él ya se encuentra en prisión, es cuando da inicio el ejercicio del reporteo para el autor Martín Moreno. 
Fue a Monica a la primera persona involucrada en los hechos con quien se puso en contacto. Siendo esposa de Gustavo, señaló “sobrevivió de milagro porque él también la quería matar después de matar a los hijos de ambos”.
Moreno tenía claro que de existir alguna negativa por parte de alguno de los personajes, la historia seguiría siendo construida con o sin ellos. Aunque en un primer momento hubo resistencia justificada por parte de Monica, terminó aceptando “ya que también era necesario escribir esta historia como una alerta para tantas mujeres maltratadas. Ese es uno de los ángulos. Ella no puso un hasta aquí. No dijo basta”, señala el autor.
Dos meses atrás a Monica una policía le dijo que pusiera un alto a tiempo, tiempo después, el día de los asesinatos de sus hijos, la misma persona le dijo: “Te lo advertí chaparrita”. Poco a poco Martín Moreno reconstruía no solamente los hechos, sino los escenarios, los aromas, la vida que llevó a Gustavo a cometer un crimen atroz. 
Jugando Monica un papel importante, al momento de darle a conocer los sitios donde ella se refugió, después de los hechos. Sin embargo, además de narrar una historia, la investigación de Moreno también incluye los caminos de lo jurídico, de la materia penal; donde se involucró al buscar averiguaciones previas, pero también entrando a prisión para ver a Gustavo.
“La primera vez que veo Gustavo veo a un hombre derrotado. Era un hombre que estaba sentado con la cara entre las rodillas. Yo le dije que no lo iba a juzgar, que quien lo juzgaría era el juez. Yo vengo a hacer la historia contigo sin ti”, le dijo el periodista Martín Moreno.
El autor describe que la primera vez que vio a Gustavo, “era hasta afable. Me dijo: ‘Sí me interesa, pero después porque ahorita mi familia está afectada’. Dos semanas después me cambiaron a Gustavo, era un chavo desafiante. Un Gustavo soberbio que me mandó sacar de la sala. No me pudo sacar del juzgado porque le dijo la secretaria de actas, que yo me encontraba donde estaban todos los que veían un asunto”.
Martín continúa señalando que Gustavo cambió muy rápido del hombre derrotado en el primer contacto al desafiante que rechazaba cualquier contacto con él; “pero le dije desde un principio esto lo voy a escribir contigo o sin ti”.
Sin embargo, finalmente Gustavo accedió y contó a Martín Moreno el por qué mató a sus hijos. “En el penal de Nezabordo hay sujetos de extrema peligrosidad, entonces él se hace respetar dentro de la cárcel. Porque yo me imagino que los propios internos dijeron si este tipo mató a sus hijos puede matar a quien quiera. No siente ningún remordimiento después de eso ya no hay nada más infernal que matar a tus hijos, posiblemente lo es más que matar a tus padres”.
La obra describe como el autor de los homicidios puede llegar a ser un hombre implacablemente cruel. En distintos momentos se presenta cínico y ofensivo. En una parte del libro el autor narra, la escena cuando Mónica asiste a una de las audiencias y él le dice: `supongo que vas a rehacer tu vida’.
La respuesta de Monica, es un ‘sí, voy a rehacer mi vida’ contundente. A lo que él revira “pero sin tus hijos”. Lo anterior lo dice delante de toda la audiencia. “Eso habla de una extrema crueldad de Gustavo con estados de ánimo cambiantes. Decía eso pero luego le mandaba cartas. Gustavo le escribe el día que mata a sus hijos una carta a Mónica, la cual contiene un odio tan profundo que no es posible que haya tanto odio de un hombre hacia una mujer”. Y en el homicidio de sus tres hijos, Gustavo reflejó un odio infernal contra su esposa.
El periodista Martín Moreno, señala que el entorno es difícil; la colonia evolución donde ocurren los hechos está a cuatro calles de una de las avenidas más importantes de Nezahualcóyotl, la López Mateos. En la noche como en otras partes cambian las reglas. A él le advirtieron que la noche es muy peligroso y había zonas donde no se podía entrar.
Sin embargo, Moreno lo hizo. Entró al salón ‘Cinco’, que ya no existe, pero era a donde entraba Gustavo. “Fui al sitio porque se trataba de retratar los lugares que frecuentaba. Me metí un par de veces, es un ambiente muy pesado pero era necesario para brindar una idea del entorno en el que se desarrolla Por la mano del padre”.
En la novela, Martín Moreno no habla la familia de Gustavo. Aunque se lo pidió tres veces al padre del joven. “La primera vez en el penal le dije que iba a escribir sobre el caso y me gustaría platicar con él; me dijo que no. 
La segunda vez también en el penal le dije que mi intención no era molestarlo pero le pedí que habláramos porque iba a publicar el tema Y sería justo para la familia dar su versión, me dijo que ’no’, molesto. Y la tercera vez lo encontré en la calle y me dijo que no”, señala el autor.
La obra se desarrolla con un alto grado de profesionalismo que el autor no enjuicia a Gustavo, porque como lo menciona, no es un juez. “Estamos para contar historias, narrar historias e investigarlas. Ya personalmente creo que matar a tus hijos es el acto más infernal que puede cometer un ser humano, pero a la hora de escribir debo ser imparcial”, indica.
Sobre la ausencia de fotografías en la obra, Martín Moreno indica que, aun cuando él tuvo imágenes relacionadas con el caso, como Gustavo riéndose durante el momento de ficharlo, las omitió porque “el papá de él vive , ni imaginarse que vea a su hijo en portada de un libro. Que pase por casualidad  en algún sitio y lo vea, de ninguna manera hay derecho a lastimarlos, por eso no se hizo”, indica.
Nueve páginas antes de iniciar el relato periodístico, el maestro Vicente Leñero escribe un implacable ensayo sobre la fascinación por el crimen, como una presentación de Por la mano del padre. Sobre esto, Martín expresa que nunca pensó que Leñero escribiría un ensayo tan profundo y tan desgarrador.
“Vicente Leñero aseguró que este libro merecía un ensayo así porque su historia era brutal”, agrega Moreno. Quien en el camino de construir Por la mano del padre, reúne elementos que reviven una historia que se desarrolla en un Neza, donde siete de cada 10 familias padecen violencia intrafamiliar.
Presentando personajes reales, algunos brillando más que otros, pero todos conforman un hecho indescriptiblemente desgarrador. Que mantiene descripciones tan profundas que nos llevan a conocer a detalle el entorno popular y la vida que tuvo Gustavo para llegar a esta decisión.
Como parte de los entrevistados, también figuran los policías que rescataron a Gustavo de ser linchado. Con un conjunto de más de 35 entrevistas, incluyendo averiguaciones previas, quien lea Por la mano del padre, a pesar de lo doloroso y triste, también recibirá una historia contada de manera profesional.
El caso que presenta  Por la mano del padre, es un caso único por las circunstancias y la forma en que se da. “Es tan escalofriante decir que un padre planeó y ejecutó el asesinato de sus hijos que se vuelve algo inverosímil. Este libro tiene en su contenido muchos elementos que ningún otro crimen ha tenido hasta hoy en la historia México”, puntualiza Martín Moreno.

¡Comenta, debate y comparte!, ¡Romper el cerco informativo, crear conciencia y promover el cambio verdadero, está en tus manos.

¡No te pierdas y comparte mi canal youtube

Por cierto, ¿Ya hiciste tu contribución económica?, ¡Espero tu apoyo para www.tiraderodelbote.com http://ow.ly/qbLIv