Hola, orgasmo; adiós, dolor de cabeza

¡Dale Like, comparte y deja tus comentarios!

Por: Verónica Maza Bustamante/Hablemos de Sexo

Foto: Holadoctor.com
En serio, pruébenlo al menos una vez, para que se den cuenta de que es verdad: si un día tienen un dolor de cabeza de esos que no son demasiado intensos pero ahí están, haciéndonos sufrir, tengan, si les es posible, un encuentro erótico que culmine en un gran orgasmo. O empleen sus manos para generarse placer.
Verán como el dolor se suaviza e, incluso, desaparece. De hecho se dice, con justa e investigada razón, que la reacción que genera tener un orgasmo equivale a emplear dos aspirinas contra el dolor de cabeza, ya que se liberan las endorfinas, el equivalente natural a opiáceos como la morfina, potente relajante y analgésico.
Yo lo he probado y comprobado (hasta en aquellos días en que he amanecido con cierta resaca tras una noche de pachanga al límite. El encuentro erótico no solo me hace sentir de mejor ánimo tras el desgaste físico, sino que me quita o disminuye el dolor que pueda tener. Eso le pasa tanto a hombres como a mujeres, aunque el sexo femenino reporta tener mayores beneficios al llegar a la “muerte chiquita”.

CEREBRO Y PLACER

El psicólogo estadunidense Barry Komisaruk ha investigado durante más de 30 años el goce erótico de las mujeres, encontrando que el clímax estimula numerosas áreas del cerebro, lo que puede aplicarse con usos terapéuticos en casos de ansiedad, depresión, adicciones.
BBC Mundo reporta que “durante su experimento, Komisaruk introdujo a sus pacientes en cajas de resonancia magnética con el encargo de estimular su clítoris, vulva y vagina hasta alcanzar el orgasmo”. La monitorización cerebral de este proceso le ha hecho ver que en ese momento hay un impresionante incremento del flujo de sangre y de oxígeno en la cabeza, ambos nutrientes muy beneficiosos para el cerebro. Hay una zona en el cerebro llamada núcleo accumbens, que es conocida como “el área del placer”. Esta zona se activa con la nicotina, el chocolate, la cocaína y los orgasmos, entre otras sustancias y situaciones. ¿Es posible que aprendamos a incrementar conscientemente la actividad en este núcleo, observando su funcionamiento, para emplearlo en nuestro beneficio? Es muy probable.
Para llegar a esta conclusión, Barry primero exploró los beneficios de “venirse” o “correrse” para bloquear el dolor. En este proceso se dio cuenta de que muchas veces no es necesario llegar al orgasmo; basta con que la mujer se estimule o sea estimulada de una manera que le guste, para que sus malestares y dolores comiencen a desaparecer. Sus pacientes le han dicho que utilizan la estimulación vaginal para reducir el malestar de la menstruación o el dolor causado por la práctica de deporte. El alivio de los dolores de espalda es otro efecto beneficioso de la estimulación vaginal y los orgasmos.
Estos juegos de caricias o masturbación que generan alegría también podrían servir para prevenir el cáncer de mama: se sabe que los masajes de senos liberan una hormona que juega un papel protector. Para los hombres, eyacular cinco veces por semana reduce en un tercio las posibilidades de desarrollar cáncer de próstata.

Y, ADEMÁS DE TODO, ¡SE SIENTE INCREÍBLE!

Así que ya saben: cuando perciban que el dolor se acerca, busquen a sus parejas o, si no están cerca o no tienen, procedan a darse alegría a sus propios cuerpos, que ese método para levantar el ánimo y eliminar el dolor no cuesta nada, tiene otros beneficios, nos hará mantener la sonrisa y nos va a relajar de manera deliciosa.
¡Comenta, debate y comparte!, ¡Romper el cerco informativo, crear conciencia y promover el cambio verdadero, está en tus manos.

¡No te pierdas y comparte mi canal youtube

Por cierto, ¿Ya hiciste tu contribución económica?, ¡Espero tu apoyo para www.tiraderodelbote.com http://ow.ly/qbLIv