EPN espiaba desde gobernador; indagó vida de AMLO, Beltrones, Ebrard y Angélica Rivera: Proceso

¡Dale Like, comparte y deja tus comentarios!
De acuerdo con un artículo publicado en Proceso, el priista Enrique Peña Nieto, espiaba desde que era gobernador, pues una investigación de la Procuraduría General de la República (PGR) alentada por Manilo Favio Beltrones, reveló que desde el 2008, indagó vidas de muchos personajes de la política y la farándula.

El texto publicado, recuerda que Peña Nieto, en entrevistas realizadas en 2007, sorprendía tanto a los reporteros como a su jefe de Comunicación, David López cuando lanzaba preguntas como “¿Qué nadie me va a preguntar si tengo novia, o qué?” a pesar de la reciente muerte de su esposa, Mónica Pretelini. Con lo anterior, se reflejaba su forma de mezclar a periodistas con políticos, a empresario con activistas sociales y a conductores, actores y actrices de Televisa.

Fue por esto, que Televisa, lo apoyó en sus labores de espionaje, a través de Alejandro Quintero, vicepresidente de Comerzialización de dicha televisora en esos momentos, que a la fecha a trabajado con Peña pero en Los Pinos.

Fue a través de las empresas como, Tv Promo, Zimat y Radar Servicios Especializados, que además de asesorarse con asuntos de marketing político, el priista, realizaba espionaje. De acuerdo con un reportero que cubrió las actividades de Peña Nieto como gobernador, uno de los temas que más le preocupaba, era el de su hijo fuera de matrimonio, con Maritza Díaz Hernández., quien en 2009 acudió a Proceso, porque se sentía amenazada y espiada vía telefónica por Angélica Rivera, que en ese momento se convirtió en la novia oficial del mandatario.

Posteriormente en 2012, antes de iniciar la campaña presidencia, Díaz Hernández rompió el silencio y contraatacó, al publicar un mensaje en Facebook “EPN se reunió con Joe Biden (vicepresidente de Estados Unidos en ese momento). Ojalá le hayas comentado el asunto de tu hijo menor que tienes pendiente en USA. Es una responsabilidad que no has asumido.” decía el texto.

El acoso telefónico, se dio también contra la actriz Verónica Castro, la  excuñada de Angélica Rivera, debido a una entrevista que concedió en 2009 en donde desmintió la versión oficial de que el matrimonio entre su hermano y Angélica Rivera había sido irregular. A partir de ese momento la actriz, dejó de salir en la pantalla de Televisa, así como en otras actividades y de acuerdo a Proceso, también fue espiada tanto por el gobierno mexiquense como por la empresa televisiva.

Asimismo, a través de la investigación de la PGR sobre la empresa de Seguridad Privada Inteligente, de Luis Miguel Dena, exagente del Cisen se dio a conocer que la propia Angélica Rivera fue víctima del espionaje. Esto luego de que Manlio Fabio Beltrones, coordinador de los senadores del Partido Revolucionario Institucional (PRI), presentara una denuncia en la PGR por presunto espionaje contra él y sus colaboradores.

Por este motivo, el 6 de noviembre del 2008, la Unidad Especializada de Investigación de Delitos Cometidos por Servidores Públicos cateó dos casas en Naucalpan, Estado de México, desde donde se efectuaba el presunto espionaje. En el cateo se localizaron “sábanas de información” con las  transcripciones de llamadas telefónicas de personajes políticos, como Beltrones; Andrés Manuel López Obrador; el jefe de gobierno capitalino, Marcelo Ebrard; el senador panista Santiago Creel; el secretario de Gobernación, Juan Camilo Mouriño; la líder nacional el PRI, Beatriz Paredes; el exgobernador de Zacatecas Ricardo Monreal; el exgobernador de Hidalgo Jesús Murillo Karam.

Además de información general, también había información de relaciones afectivas, vulnerabilidades y “datos confidenciales”.

En estas “sábanas” se incluía a Angélica Rivera, la entonces novia de Peña Nieto, y Mariagna Pratts, entonces esposa de Ebrard. En la investigación se señala a Luis Miguel Dena como propietario de la empresa Seguridad Privada Inteligente Proveedora de Soluciones.

Fue en 1994, que Dena ingresó al Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen), en donde trabajo par Jorge Tello Peón, y fue su delegado en la Ciudad de México, lugar donde se vinculó a la red de espionaje estatal creada desde la época de Arturo Montiel.

Relacionados con la empresa, se encontró a Guillermo Lago Montes, quien trabajó en distintas áreas gubernamentales de inteligencia entre 1980 y 1993; Miguel Ángel Solís Hernández, Alfredo Ávila Uribe, José Tagle Balderas, Alejandro Rodríguez Rosa y Adriana Morales Rodríguez, analista.

Dena fue sentenciado a seis años de prisión por espionaje, no obstante, fue puesto en libertad ante el fallo del juez federal Fernando Córdova Valle. Fue hasa junio del 2012, en el debate presidencial cuando la panista Josefina Vázquez Mota mostró un cheque emitido por el organismo policiaco Cuerpos de Seguridad Auxiliar y Urbana del Estado de México (Cusaem), considerado una “caja chica” de los políticos y comandantes mexiquenses.

“Enrique Peña Nieto mandó a espiar a varios personajes políticos. Con dinero público financió un centro de espionaje y aquí está la comprobación en un estado de cuenta donde su gobierno pagaba este centro de espionaje”,indicó en esos momentos.

A pesar de lo anterior, Peña Nieto no respondió nada y días después el coordinador de su campaña Luis Videgaray rechazó que el candidato del tricolor estuviera relacionado con las acusaciones de la panista.

En una entrevista, Dena, negó que hubiera espionaje, pero reconoció que  los Cuasaem compraron su sofware  “me contrata por la capacidad profesional que yo había demostrado, desarrollamos un software para la prevención del delito”, afirmó.

Anterior al reportaje publicado por The New York Times, el pasado lunes 19, Peña Nieto ya había enfrentado dos escándalos sobre sistemas de espionaje y la compra de equipos millonarios para intervenir comunicaciones privadas.

Fue en julio del 2015, cuando Jorge Carrasco y Mathieu Tourliere documentaron en Proceso que Peña Nieto debido a la paranoia contrato servicios millonarios de espionaje para combatir a sus críticos.

Lo que coincide con la información filtrada de la empresa Hacking Team, donde se revela que se vendió malware a más de 30 países, incluyendo México. Se demostró que desde 2009 cuando Peña era gobernador, se autorizo la compra del Remote Control System, una herramienta capaz de penetrar de manera simultánea miles de celulares y computadoras, con capacidad de infiltrarse en cuentas personales y decenas de aplicaciones.

Una vez presidente, Peña  Nieto autorizó también contratos por casi 26 millones 300 mil pesos, para dependencias como la Defensa, Marina, Gobernación, la Policía Federal y el Cisen, destinando un total de 55 millones de euros para los servicios del Hackin Team, de 2009 a 2015.

Fue en octubre del 2015, que se dio a conocer el malware Pegaus, comerzializado por NSO Group, en donde se identificaron como blancos del espionaje al hijo de Andrés Manuel López Obrador, la periodista Carmen Aristegui, empresas de seguridad, y actores de Televisa Talento.

Se documentó a su vez, el espionaje contra Alfonso Navarrete Prida, Secreetario del Trabajo, que fue señalado anteriormente como operador de otra red de espionaje en la época de Peña Nieto como gobernador.

En  una copia que presenta Proceso, de una nota interna de Los Pinos correspondiente a octubre del 2015 se señala que:

“Lo que antes era un rumor, ya se ha constatado. En este sexenio arrancó un programa y un sistema para rastrear y monitorear a TODOS (sic) los blancos que pudieran ser un obstáculo para los objetivos del gobierno federal.

“Esta noticia no sería novedosa, si no se hubiera filtrado la categorización de dichos blancos: a) actores políticos; b) empresarios; c) líderes sociales; d) comunicadores; e) académicos; y f) funcionarios y militantes priistas.

“El objetivo de este monitoreo es, incluso, detectar el fuego interno que se da dentro de los grupos de interés del PRI.”

Cuatros días después de las nuevas revelaciones de espionaje y luego de que el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, negara que se utilizara Pegasus para espiar a ciudadanos, Peña Nieto dio declaraciones confusas que provocaron indignación.

“Espero que la PGR, con celeridad, pueda deslindar responsabilidades y espero, al amparo de la ley, pueda aplicarse contra aquellos que han levantado falsos señalamientos contra el gobierno”, indicó el priista Peña Nieto

Como respuesta a través de un comunicado de prensa el Centro Prodh, Artículo 19, Social TIC, la Red en Defensa de los Derechos Digitales, indicó que el priista “carece de elementos técnicos y jurídicos para afirmar que las denuncias son falsas y, por el contrario, los informes científicos realizados hasta ahora apuntan en otra dirección.

“Que el presidente de la República descarte a la ligera una denuncia de esta gravedad pone en entredicho la posibilidad de que se conduzca una investigación seria, objetiva, transparente y efectiva” que, además, “aún no ha comenzado”.

A esto se le añade, que el corresponsal de The New York Times,  Azam Ahmed publicó en su Twitter “Creo que el presidente acaba de ordenar una investigación sobre la sociedad civil y el NYT para historia de espionaje” para horas después señalar que la presidencia de México se comunicó con el para informarle que no lo estaba amenazando.

Debido a todo lo anterior, Peña Nieto tuvo que rectificar señalando que “no lo expliqué suficientemente. Advertí que se investigue si fuera de una entidad pública están teniendo intervenciones y esta es la indicación que he dado”.

¡Comenta, debate y comparte!, ¡Romper el cerco informativo, crear conciencia y promover el cambio verdadero, está en tus manos.

¡No te pierdas y comparte mi canal youtube

Por cierto, ¿Ya hiciste tu contribución económica?, ¡Espero tu apoyo para www.tiraderodelbote.com http://ow.ly/qbLIv