martes, 14 de febrero de 2017

“Sobres culera, bájate el short”; agente de Fuerza Tamaulipas toca partes íntimas y toma foto sin ropa a menor

Captura de pantalla 2017-02-13 a la(s) 23.39.27
¡Dale Like, comparte y deja tus comentarios!
Por: Emma Martínez
(14 de febrero, 2017. Revolución TRESPUNTOCERO).- El Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo (CDHNL) solicitó al Procurador General de Justicia del Estado, Irving Barrios Mojica investigar la denuncia de dos mujeres, una de ellas, menor de edad, en contra de elementos de la policía estatal Fuerza Tamaulipas a quienes acusan de detención arbitraria, tortura, violación, amenazas y robo.
Mediante un escrito de queja número 0015/2017 entregado en Ciudad Victoria, el CDHNL denunció estos hechos ante el gobernador Francisco Javier García Cabeza de Vaca, así como al secretario de Seguridad Pública del Estado, Vicealmirante Luis Felipe López Castro, al presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Tamaulipas, José Martin García Martínez y a la Diputada Brenda Cárdenas Thomae, como vocal de la comisión de derechos humanos.
También la organización pidió ordenar una investigación inmediata de los hechos denunciados por la menor Rebeca así como de Berenice, en contra de elementos de la policía estatal Fuerza Tamaulipas, por violaciones graves a sus derechos humanos y la probable comisión de los delitos mencionados.
De acuerdo a lo manifestado por la menor Rebeca ante personal de la organización, “siendo aproximadamente las 16:00 horas del día martes 24 de enero pasado, se encontraba con su amiga Berenice a bordo de una camioneta marca Caliber, transitando de Norte a Sur por la Carretera Nacional y a la altura del Kilómetro 12 aproximadamente, cuando se les emparejaron al menos dos camionetas de la policía estatal Fuerza Tamaulipas, colocándose una delante de ellas y otra en la parte superior, ordenándoles uno de los ocupantes que detuvieran la marcha de su vehículo, procediendo a estacionarse.
Inmediatamente uno de los agentes de la policía estatal abrió la puerta del conductor y bajó por la fuerza a la menor Rebeca, sujetándola de sus cabellos, mientras que otro agente de Fuerza Tamaulipas bajó también a la otra joven tirándola al piso, boca abajo.
Inmediatamente después los policías estatales, entre ellos una mujer, las subieron a una de las unidades de Fuerza Tamaulipas, en la parte baja del asiento posterior, colocándolas boca abajo una encima de otra, mientras que otro elemento de la policía estatal se llevó la camioneta Caliber que conducían, siendo trasladadas hacia el sur de la ciudad, internándose en una brecha con dirección al río Bravo.
En ese lugar fueron separadas la menor Rebeca y Berenice, bajándolas nuevamente de la camioneta oficial de manera violenta, jalándolas de sus cabellos, colocando a la primera en la parte delantera de una patrulla, ordenándole dos agentes de la policía estatal que se baja el short porque la iban a revisar. Gritándole “sobres culera, bájate el short”, para posteriormente ser tocada en sus piernas y partes íntimas por uno de los agentes estatales y minutos después comenzaron a tomarle fotografías de su cuerpo desnudo, de su rostro y de sus tatuajes.
De acuerdo a la información proporcionada a Revolución TRESPUNTOCERO por parte del CDHNL, la menor agregó que uno de los agentes estatales comenzó a interrogarla preguntándole que cómo se llamaba su ‘comandante’, “para quién trabajaban”, respondiéndole que ella no trabajaban con nadie y que antes de detenerlas venían del centro de la ciudad, pues habían acudido a ponerse unos aretes, pero los agentes que estaban con ella las comenzaron a amenazar nuevamente, entre ellos, una oficial del sexo femenino.
“a mi no me haces pendejo culera, vete despidiendo de tu amiga porque ahorita las vamos a llevar a Ciudad Mier y las vamos a entregar a los Golfos para que les corten las cabezas”, las amenazaban, mientras que otro de los policías estatales, burlándose de ellas, decía “mira camarada tan chiquita la huerta y las piernotas que tiene, pinche vieja puta”.
“En ese momento la menor Rebeca le decía a uno de los agentes que no la tocara, que si le hacían algún daño iba a presentar una denuncia porque era menor de edad, enfureciendo a uno de los agentes de la policía estatal amenazándola con las siguientes palabras; ‘así culera, ojalá y digas para matarte’, comenzando ambas a llorar de miedo, impotencia y coraje por el abuso, las burlas y amenazas que estaban sufriendo”, denuncia la Organización.
La menor explicó que una vez estando en la patrulla con el “comandante” este le comenzó a gritar con mucho coraje: “haber pinche puta, ven acá, yo bajé la mirada y luego me gritó levántame la mirada”, la menor describió la forma en que el agente abusó de ella sexualmente.
De acuerdo al testimonio de la menor, finalmente una vez terminada la agresión sexual, el “comandante” le ordenó que se vistiera, luego le preguntó la menor qué les iban a hacer y este respondió “todavía preguntas, te estoy diciendo que te voy a entregar en Ciudad Mier para que te mochen la cabeza”, posteriormente el “comandante” se bajó de la camioneta, se dirigió a sus compañeros policías para ver que le estaban haciendo a su amiga Berenice, ordenándoles: “Ya no le hagan nada, no les dejen marcas, para que queremos más muletas”.
Las víctimas narraron que los elementos de las patrullas 907 y 908 las subieron por separado y salieron del camino de terracería hacia la Carretera Nacional, enfilando de sur a norte para tomar la avenida Reforma y llegando hasta el hotel César Palace, en donde se hospedan los policías estatales de Fuerza Tamaulipas, pero antes de ingresar al interior uno de los policías que estaban en la entrada les dijeron que no las metieran ahí porque “aquí no, hay mucha muleta, llévenselas a la Fe”, dirigiéndose a las instalaciones de Seguridad Pública, donde finalmente las ingresaron en calidad de detenidas por supuestas faltas al Bando de Policía y Buen Gobierno.
De acuerdo con el testimonio de Berenice, el personal de la Policía Estatal de Fuerza Tamaulipas que las arrestaron en ningún momento se prestaron para escucharlas y demostrar su inocencia, actuaron de manera violenta y abusiva, “como si no pertenecieron a una institución que vela por la seguridad y la protección de las personas, además de robarles sus bolsos, dinero y documentos personales”, denunció la organización.
Berenice declaró: “a mi además de bajarme de los cabellos de manera violenta, desde que nos detuvieron en la carretera, cuando nos llevaron al terreno baldío me pegaron cachetadas, también patadas en mis costillas y una mujer policía me estuvo pegando en la espalda y en las piernas con una tabla de madera. Me preguntó para quién trabajaba, que quién era mi ‘comander’ y que si no cooperaba me iban a llevar a Ciudad Mier para entregarme al cartel del Golfo”
Berenice agregó que los policías estatales de Fuerza Tamaulipas de las unidades 907 Y 908 las retuvieron en esa brecha por espacio de una hora y hora y media comportándose siempre de manera violenta, “interrogándolas, torturándolas y amenazándolas de muerte, como si fueran peligrosas delincuentes, a pesar no haber encontrado nada ilegal en sus personas y en la camioneta en que se trasladaban”.
Por lo que el CDHNL exige la protección a la integridad de ambas víctimas, así como de sus respectivas familias ante las amenazas de muerte expresadas por elementos de la policía estatal pertenecientes a Fuerza Tamaulipas, “a partir de este momento y durante todo el tiempo que se realicen las investigaciones ministeriales correspondientes a fin de esclarecer los hechos, confirmar lo manifestado por ambas víctimas y proceder conforme a DERECHO en contra de los probables responsables”.
A su vez, pidieron se ofrezca toda asistencia jurídica, médica, sicológica y social para las víctimas y sus familiares, “toda vez que con motivo de su detención arbitraria y los abusos del que fueron objeto les han dejado fuertes secuelas en sus personas que deben ser atendidas de inmediato y de manera integral, tal como lo establece la Ley de protección a las víctimas del estado de Tamaulipas”.
También se pidió suspender de manera inmediata al personal de la policía estatal perteneciente a Fuerza Tamaulipas involucrados en la denuncia, mientras las autoridades ministeriales realizan las investigaciones, y “evitar que deserten o puedan sustraerse de la acción de la justicia, como ha sucedido en anteriores ocasiones”.
Finalmente el CDHNL solicitó a la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Tamaulipas dar puntual seguimiento a la presente denuncia, estar atenta a los “operativos” y “detenciones” que realizan personal de la policía estatal perteneciente a Fuerza Tamaulipas, supervisar que cumplan con el respeto a los derechos humanos de las personas, particularmente a mujeres y menores de edad.
¡Comenta, debate y comparte!, ¡Romper el cerco informativo, crear conciencia y promover el cambio verdadero, está en tus manos.

¡No te pierdas y comparte mi canal youtube

Por cierto, ¿Ya hiciste tu contribución económica?, ¡Espero tu apoyo para www.tiraderodelbote.com http://ow.ly/qbLIv

resumen de noticias en este tiradero