Luego de 48 horas de saqueos y silencio de Velasco Coello, Frontera sur realiza una de las más grandes protestas contra gasolinazo

¡Dale Like, comparte y deja tus comentarios!
(09 de diciembre, 2017. Revolución TRESPUNTOCERO).- El tres de enero pasado, Manuel Velasco Coello, gobernador de Chiapas, viajó a la ciudad de Tapachula, a supervisar obras en un parque deportivo, ese día en las redes sociales se había llamado a “saquear” una tienda departamental, ubicada en el centro de la ciudad, considerada la capital económica de la entidad.
De acuerdo a comerciantes del centro de la ciudad, “personas pasaron avisando a algunos locales que teníamos que cerrar, porque habrían disturbios, también los policías pasaron informando, pero eso no significó que se colocaran en lugares estratégicos, nunca aparecieron, sino hasta que todo estuvo saqueado”, asegura a este medio Jorge Rodríguez, comerciante.
Durante 48 horas la ciudad fue saqueada por cientos de hombres y mujeres, en su mayoría centroamericanos a decir por comerciantes y vecinos, quienes rompieron vidrios y vaciaron tiendas de autoservicio como Oxxo, Modelo plus e incluso pequeñas tiendas.
En todos los momentos, la ciudadanía coincidió en que los saqueadores entraron con toda libertad, hurtaron productos, electrodomésticos, muebles, y hasta motocicletas, sin que la seguridad pública hiciera acto de presencia y cuando lo hicieron, llegaron hasta con una hora y media de retraso.
En todos esos momentos, el edil priista, Neftalí del Toro, no realizó ningún pronunciamiento, “por el contrario, nunca habíamos vivido una situación así en esta ciudad, vivo aquí desde hace 60 años y nunca hemos pasado algo así, pero tampoco habíamos tenido un presidente que no solo se escondiera en medio del escándalo, sino que tampoco en los momentos de violencia hiciera un pronunciamiento.
Además, los ciudadanos conocemos el modus operandi de los priistas y más el que se usa en la frontera sur, contratan a centroamericanos para atacar, la mayoría eran guatemaltecos, hondureños, salvadoreños, que viven en colonias marginales y a quienes contrataron para hacer los desmanes y saquear las tiendas, todo esto porque buscaban sembrar el miedo en la población que sí estaba dispuesta a luchar pacíficamente pero con un firme propósito: externar nuestro repudio al gasolinazo”, agrega el comerciante.
Para el siete de enero, con los saqueos y la ciudad desolada, la acción de seguridad del priista Neftalí del Toro no se había visto reflejada, y tampoco Velasco Coello se había pronunciado, la ciudadanía expresó que no tenía la seguridad que se necesitaba, salvo por la tarde de ese día, cuando el ejército a las calles, precisamente en el horario que el equipo de futbol de la ciudad (Cafetaleros), aspirante a primera división, jugó.
Incluso, el edil recibió al equipo de futbol, horas antes del partido en el estadio Olímpico de la ciudad. En el acto, Del Toro Guzmán dio la bienvenida y  expresó a los jugadores su “reconocimiento y felicitación”.
“Tapachula es una ciudad amigable, con ciudadanos muy participativos en materia de deportes, estamos muy orgullosos, porque nos han puesto en el plano nacional;  amigos siéntanse en casa con una afición que los apoya” dijo.
Además, mencionó “estamos agradecidos con el gobernador, Manuel Velasco Coello, por el apoyo que ha demostrado al deporte y a la remodelación del estadio Olímpico”, pero no tocó en ningún momento el tema de la seguridad.
Los saqueos continuaban, cabe señalar que ante la falta de suficientes policías protegiendo lo poco que ya quedaba en las tiendas, la población civil se enfrentó a quienes causaban disturbios e intento detenerlos, lo cual quedó demostrado en distintos videos que subieron a las redes sociales.
“El cinismo fue tan abierto, habían mesas afuera de las tiendas de autoservicio, las sacaron los delincuentes, bebían alcohol, mientras otros corrían, está documentado, Tapachula se convirtió en el peor ejemplo de lo que es el PRI y el PVEM, gobernador y presidente municipal actuaron como los sabuesos de Peña Nieto, para que intimidaran a una población que siempre han llamado ‘agachada’”.
Este fin de semana, esa versión cambió, por las calles de la ciudad fronteriza del sur, más de 15 mil personas salieron a manifestarse, acompañados de maestros pertenecientes a la CNTE, una de las mayores convocatorias a nivel nacional.
Las exigencias del pueblo, fueron echar abajo el aumento de los costos de la gasolina, implementados por el gobierno de Peña Nieto, pero también lo hicieron contra las altas tarifas eléctricas y del gas.
Aunque la sur ha sido considerada la frontera ‘fantasma’ y ‘callada’, la incertidumbre si los saqueos detendrías a las familias, se disipó ante los miles de asistentes, una de las mayores convocatorias en la historia de la entidad, tras 48 horas de vandalismo, saqueos, detenciones policíacas, disturbios e inestabilidad social.
Cabe señalar que para el final de la jornada de violencia, hubo en la ciudad fronteriza poco más de 300 detenidos por actos de pandillerismo y destrozos. En la Fiscalía Regional se dio a conocer que los jóvenes en su mayoría, eran de origen hondureño y salvadoreño.
A partir de las ocho de la mañana, la población comenzó a reunirse en la entrada Oriente a la ciudad, pero el contingente partió alrededor de las 09:30 horas, superando los 15 mil participantes, encabezado por un bloque del magisterio, quienes rechazaron el aumento de los precios de los combustibles y aprovecharon para pedir la renuncia de Enrique Peña Nieto, y del alcalde tapachulteco, Neftalí Del Toro Guzmán, “quien estuvo escondido durante todo el tiempo que duraron los saqueos”, aseguraron los manifestante.
En un segundo bloque participaron empresarios, profesionistas, religiosos, comerciantes, prestadores de servicios, transportistas y de la sociedad en general, muchos de los participantes cubrieron sus bocas, como una manera de expresar el silencio, pero no faltaron las cartulinas en las que se expresó el descontento.
Organizaciones campesinas también formaron parte de la manifestación, y en un último contingente participaron habitantes de colonias populares, amas de casa, obreros, y comerciantes de mercados.
Durante el mitin, además de entornar el himno nacional y el de Chiapas los manifestantes, también expresaron una severa crítica en contra de los gastos fastuosos del gobierno federal, “como el avión presidencial más caro del mundo o el aparato gubernamental con sueldos millonarios”, informaron medios locales.
El principal objetivo, a decir por la población, era hacer visible que la frontera sur del país, esa, la más marginada y olvidada por parte del gobierno federal priista, el estatal del PVEM y aún más por el local, “está completamente en desacuerdo al incremento de los precios de la gasolina, electricidad y el gas”.
Ahí mismo, dieron a conocer su abierto rechazo por el PRI y el PVEM, recordaron que en año y medio habrá elecciones, y que “de la región Soconusco se cuenta poco, pero también cuenta mucho”. En tanto, hasta el domingo por la noche, solamente el 20% de las gasolineras y el transporte público había funcionado.
Por su parte en la capital del estado, también a las calles salieron miles de manifestantes, quienes al igual que en Tapachula, denunciaron a los gobiernos del PRI y el PVEM, su culpabilidad en la inestabilidad social desatada en la ciudad fronteriza y el alza de la gasolina, que ha derivado en aumento de transportes y alimentos, principalmente.
¡Comenta, debate y comparte!, ¡Romper el cerco informativo, crear conciencia y promover el cambio verdadero, está en tus manos.

¡No te pierdas y comparte mi canal youtube

Por cierto, ¿Ya hiciste tu contribución económica?, ¡Espero tu apoyo para www.tiraderodelbote.com http://ow.ly/qbLIv

resumen de noticias en este tiradero