“¡Ahora sí se los va cargar la chingada! empezaron a disparar directo a la gente”: víctima de masacre en Nochixtlán

¡Dale Like, comparte y deja tus comentarios!
(02 de noviembre, 2016. Revolución TRESPUNTOCERO).- “A la altura del panteón, por allí estaba yo parado cuando vi yo varios heridos que iban pasando. Los levantaban, los subían en unas ambulancias y también en algunos taxis que estaban auxiliando a los heridos y llevándolos al hospital o a diferentes médicos. En esta altura del panteón, allí estaba abajo, estaba yo parado cuando me toca a mí el disparo de arma de fuego en la pierna derecha.
Y cuando nos acercamos más, empezaron a disparar más, cuando siento un golpe aquí en el abdomen. Yo pensé que era una bala de goma, porque se quedó sin fuerza mi pierna y me caí. Fue cuando un compañero de la misma protesta, me recogieron y me echaron para atrás y me sentaron, y de ahí unos amigos que conozco, iban con otro, se me acercó a mí y me preguntó que qué tenía yo, le alcé mi camisa y me dijo, ése es un balazo, y que me carga y me lleva al hospital”.
Durante los ataques a maestros manifestantes el 19 de junio en Nochixtlán, Oaxaca, se mencionó que sociedad civil y magisterio portaba armas y por eso las policías y gendarmería abrió fuego, sin embargo el reciente informe de organizaciones civiles que se dieron a la tarea de documentar la masacre han dado cuenta que no existen pruebas de dicha versión.
Sin embargo, los manifestantes junto a la sociedad civil también sufrieron un ataque aéreo. “En el caso de Huitzo y Telixtlahuaca, los integrantes del operativo policíaco a bordo de helicópteros y a pie agredieron a la población civil provocando diversas afectaciones físicas. Aquí las agresiones se dieron con gases lacrimógenos, piedras, cohetones, balas de goma, toletes y patadas”, asegura el documento titulado Informe de violaciones a Derechos Humanos: Nochixtlán, Huitzo, Telixtlahuaca, Hacienda Blanca y Viguera.
Dentro de los testimonios una víctima asegura, “me tocó una bomba lacrimógena, me tuvieron que auxiliar y sacar cargando, no podía respirar. Hasta la fecha me afectó en la vista, y ahora las letras las tengo que ver de muy cerca y yo no tenía problemas de la vista. También, en las mañanas me da náuseas y vómito, no entiendo por qué.
Nos hirieron con balas de goma de los policías. Después de 12 días, tengo una marca todavía en la pierna derecha, se me puso todo rojo, morado y luego una costra que apenas se me quitó. Llevaba un pantalón grueso y cosas en la bolsa y allí es donde me pegó, imagínese si no hubiera tenido nada”.
A su vez, los pobladores siguen sin comprender cuál era el motivo para un operativo tan “sanguinario”, como ese, donde niños, jóvenes, ancianos y cualquier persona fue blanco de las armas de los policías y los gendarmes.
Por lo que declaran “ellos mataron mi tranquilidad, mataron mi confianza. De mis 68 años que tengo, desde mis abuelos, el único que entró acá fue Juárez, pero él vino a visitarnos, no a sojuzgarnos, menos a atacarnos.”
En tanto, en Hacienda Blanca y Viguera, varias personas fueron agredidas física y psicológicamente por los miembros de la Policía Federal y Estatal. Esta actitud fue observada en varios puntos del conflicto, ya sea en la carretera, en las calles aledañas, en casas o instituciones, así como en las detenciones realizadas. La avanzada del bloque policíaco consiguió dispersar a la población agrediéndola con gases lacrimógenos y, posteriormente, disparos, dicta el informe.
De acuerdo a la descripción de víctimas y testigos, los policías estaban lanzando gases lacrimógenos y los helicópteros estaban volando muy bajo. “Estaban esperando, iban avanzando lento, yo creo que esperando a que la gente se muriera”.
En tanto, los pobladores se encontraban indignados al ver a muchos asfixiarse con el gas. mientras los policías Iban en bloque, cuando avanzan por filas. Venía una línea al frente, venían otros atrás y había los que estaban parados hacia atrás.
“Ya no se notaba muy bien, no era tan oscuro, pero los de atrás eran los que estaban disparando. Yo pude identificar que en el momento que empiezan a disparar fue en esa calle.
Reciben una orden y empiezan a lanzar primero gas, se crea un caos, la gente corre para todos lados, después de ese evento del gas, ellos empiezan a reaccionar. Me meto en esa calle porque no se puede contener el gas, y ahí fue donde vi que se empezaron a accionar las armas.
Los jóvenes sólo tenían piedras y sus gritos, y los policías les gritaban: ‘¡ahora sí se los va a cargar la chingada!’ y empiezan a disparar. Cuando dispararon, disparaban directo hacia la gente. Yo me di cuenta cuando oí silbidos, gritos. Yo pensé que también me podrían dar un balazo a mí”, relató una víctima.
Las organizaciones argumentan en el informe que además de las agresiones físicas, las personas detenidas fueron agredidas de manera verbal y psicológica por miembros de la Policía Federal, quienes incluso llegaron a decirles que los ejecutarían o desaparecerían. “Algunos de estos actos pueden ser constitutivos de tortura”, sentencian.
Por lo anterior, concluyen que “se evidencia con toda contundencia que el Estado violentó el derecho a la integridad personal de las personas en los puntos mencionados, específicamente la integridad física, (por las heridas y afectaciones al cuerpo)”.
También se menciona que las organizaciones participantes en este informe conocieron de 221 personas civiles con lesiones diversas, que sin embargo no representan la totalidad, pues muchas personas no reportaron sus lesiones por temor. “Así también se violentó la integridad psíquica (por las amenazas proferidas, además del miedo instaurado en las personas); y la integridad moral (pérdida de confianza en las instituciones del Estado)”.
¡Comenta, debate y comparte!, ¡Romper el cerco informativo, crear conciencia y promover el cambio verdadero, está en tus manos.

¡No te pierdas y comparte mi canal youtube
Por cierto, ¿Ya hiciste tu contribución económica?, ¡Espero tu apoyo para www.tiraderodelbote.com http://ow.ly/qbLIv

resumen de noticias en este tiradero