sábado, 5 de noviembre de 2016

Nuevamente, acusan a IMSS por muerte de recién nacido en Chiapas; CNDH emite recomendación

¡Dale Like, comparte y deja tus comentarios!
(05 de noviembre, 2016. Revolución TRESPUNTOCERO).- Debido a una inadecuada atención médica, una recién nacida perdió la vida en Bochil, Chiapas, denunció este viernes la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), quien emitió una recomendación dirigida a Mikel Andoni Arriola Peñalosa, actual Director General del Insituuto Mexicano del Seguro Social (IMSS).
Según detalló la Comisión, el pasado 26 de diciembre de 2013, alrededor de las 05:00 horas, una mujer de 21 años de edad, acudió al servicio de urgencias del entonces Hospital Rural de Oportunidades no.8 en dicha comunidad. Ahí se le diagnosticó delicada, con embarazo de 40.2 semanas de gestación con signos de trabajo de parto, además de ruptura prematura de membranas de 3 horas de evolución.
“Fue atendida por un pasante en medicina, quien le realizó varias veces tacto y le colocó una pastilla de “zitotec” (misoprostol, inductor del trabajo de parto); continuó auscultándola cada media hora para verificar su dilatación, hasta las 22:00 horas, momento en el que percibió que la mujer contaba con “diez dilataciones”, por lo que fue trasladada a la sala de expulsión.
 “En ese lugar, el pasante volvió a realizarle tacto y le dijo que aún faltaba tiempo para dar a luz, por lo que salió de la sala y dejó sola a la mujer durante una hora, transcurrida la cual regresó, la auscultó e insistió que aún faltaba tiempo para el parto”.
Ello, explica la instancia, pese que la mujer le mencionó que tenía fuertes dolores y que sentía que el bebé “ya iba a nacer”; incluso le dijo que sentía sufrimiento fetal del bebé, y pidió que le hicieran una operación cesárea, pero ésta no se realizó.
Fue momentos después cuando “el pasante y un médico residente ingresaron a la sala y notaron muy débil el ritmo cardiaco del bebé, por lo que la mujer fue trasladada a la sala de parto, donde le pidieron que pujara para que el producto naciera, pero la paciente ya no tenía fuerzas y sintió que la bebé se movía más lento”.
 La niña nació pasadas la media noche  y fue la madre quien se percató que no lloraba. Posteriormente, “la agraviada fue trasladada a la sala de recuperación junto con la recién nacida, a quien intubaron y dieron oxígeno; un médico le informó que su hija se encontraba grave y que la pasarían a pediatría para estabilizarla, “’por lo mal que había nacido’”.
Ya en la sala de recuperación, cuando la mujer seguía  somnolienta producto de la cirugía, “una enfermera le tomó la mano y le imprimió su huella dactilar en documentos” según declaró la propia víctima quien también narró que por la tarde del otro día,  visitó a su hija en los cuneros, “donde le informaron que se encontraba muy mal porque al nacer sufrió un infarto y, por lo tanto, era necesario que la entubaran y le pusieran oxígeno”.
Horas más tarde la madre fue dada de alta y su hija permaneció hospitalizada; “el médico le llamó a las 21:30 horas para informarle que la niña había fallecido por “choque cardiogénico, insuficiencia renal e hipertensión pulmonar persistente”.
La CNDH informó que tras una investigación, se encontraron “evidencias que le permitieron acreditar violaciones a los derechos humanos a la protección a la salud, al derecho a vivir una vida libre de violencia (obstétrica) e integridad personal y al trato digno de la mujer, así como al derecho a la vida de la recién nacida”.
Por ello, exhortó al director del IMSS a reparar el daño ocasionado a la mujer y su pareja, por la pérdida de su hija, que incluya una compensación, atención médica, psicológica y tanatológica; diseñar e impartir un curso integral de capacitación y formación a todos los servidores públicos adscritos a ese hospital, en materia de derechos humanos con perspectiva de género transversal y de no discriminación a la mujer embarazada, entre otras medidas.
 Apenas el pasado 17 de octubre, la Comisión había emitido otra recomendación por violaciones a los derechos a la protección de la salud y a la vida por violencia obstétrica, atribuidas a personal médico del Hospital Rural 32 del IMSS en Ocosingo, Chiapas, en agravio de una mujer y su hijo.
¡Comenta, debate y comparte!, ¡Romper el cerco informativo, crear conciencia y promover el cambio verdadero, está en tus manos.

¡No te pierdas y comparte mi canal youtube
Por cierto, ¿Ya hiciste tu contribución económica?, ¡Espero tu apoyo para www.tiraderodelbote.com http://ow.ly/qbLIv

resumen de noticias en este tiradero