“Me amarraron los pies con unas cadenas, llevaban armas cortas y me empezaron a torturar”: indígena tzotzil

¡Dale Like, comparte y deja tus comentarios!
(29 de noviembre, 2016. Revolución TRESPUNTOCERO).- “Quiero relatar un poquito sobre mi detención un día 7 de agosto: Manejaba yo un carrito, fui al municipio de Pantelhó, cuando venía de regreso me encontré una patrulla de policías sectoriales o preventivos.
Me acerqué y me dicen: sus papeles por favor. Y dijeron: es este señor. Me llevaron a la cárcel municipal de Pantelhó, ahí estuve tres horas, pasaron los minutos y me dijeron que me iban a llevar, me amarraron las manos y cuando veo que no vienen por Chenalhó, agarran otro caminito que sale por San Juan Cancuc, pregunté ¿dónde me van a llevar?
Así llegamos a San Cristóbal. Me amarraron los pies con unas cadenas. Llevaban armas cortas, así me llevaron a Tuxtla. En la FECDO me empezaron a torturar. Ahí estuve tres días y tres noches sin poder hacer una llamada, sin poder decirle a mi familia dónde estaba. Sin orden de aprehensión me detuvieron”, narra Roberto Paciencia Cruz, indígena tzotzil, quien fue acusado de secuestro hace tres años, en Chiapas.
El 24 de noviembre del 2016, a las 17:30 horas, aproximadamente, Roberto Paciencia Cruz, obtuvo una sentencia de libertad absolutoria dictada por el Juez William Hernandez Ovando, Juez del Ramo Penal del Distrito de San Cristóbal de Las Casas, Chiapas.
Roberto Paciencia, integrante del pueblo tzotzil, campesino, originario de la comunidad de Majompepentic, municipio de Chenalhó, Chiapas, fue víctima de tortura, tratos crueles, inhumanos, privación arbitraria de la libertad y violaciones al debido proceso, de acuerdo al Centro de Derechos Humanos Frayba.
Paciencia “estuvo tres años y casi cuatro meses en injusta prisión en el Centro Estatal de Reinserción Social para Sentenciados Núm. 05 (CERSS Núm. 05), desde el 10 de agosto de 2013”.
Este lunes, durante conferencia de prensa, en la ciudad de San Cristóbal de las Casas, Chiapas, Roberto Paciencia dio a conocer los hechos y las violaciones a derechos humanos que padeció.
En declaraciones para Revolución TRESPUNTOCERO, Paciencia dio a conocer que a raíz de la tortura física, ahora padece de la vista y sufre constantes dolores de estómago, debido a los golpes, afirmó también que estando en la cárcel requirió lentes, pero se le negaron argumentando que “eran muy caros”.
Roberto Paciencia también afirmó que “no es delito ser indígena, pero son a los que más detienen porque nuestra debilidad es que no hablamos muy bien el español, y nos hacen culpables con mentiras.
Además, no tenemos abogados que nos ayuden. Yo perdí muchas cosas, dentro de ellas una pequeña propiedad que tenía, mi familia la vendió para poder pagar un abogado que finalmente se fue con el dinero, me quedé con un abogado de oficio que tampoco hizo nada”.
“El injusto encarcelamiento afectó el proyecto de vida de Roberto Paciencia y su familia: Bajo custodia del Estado mexicano se perpetraron daños a su salud como consecuencia de la tortura efectuada por policías y la mala atención médica en el CERSS Núm. 05.
Las pérdidas materiales de sus bienes familiares para la manutención de sus tres hijas e hijo en desamparo; impactos psicosociales; y ruptura con su vida comunitaria tzotzil. Además de enfrentar la estigmatización desde la represión de un sistema carcelario. Estos daños dejan marcas en quienes los han vivido”.
Roberto, menciona que como resultado de la tortura durante la cual lo golpearon en la cabeza, la vista es la principal preocupación puesto que no puede ver de lejos. Además, dentro de la prisión padeció represalias por parte del director del penal, puesto que se unió al grupo de indígenas que también están presos injustamente.
Sin embargo, ya en libertad y siendo reconocido como inocente, puesto que nunca se logró demostrar que haya secuestrado a dos jóvenes, planea continuar con acciones para la defensa de sus compañeros que aún permanecen en prisión. Además hizo un llamado al país, pidiendo se alce la voz en contra de un gran grupo de indígenas que en muchas ocasiones por no saber leer, ni hablar español “han sido encarcelados injustamente”.
Cabe señalar que el centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas ha documentado tortura, privación arbitraria de la libertad, riesgos a la integridad y seguridad personal en distintos centros de reclusión en Chiapas.
El caso de Roberto Paciencia fue documentado por peritos independientes desde diciembre de 2015, junto con el de otras 12 personas, hombres y mujeres víctimas de tortura, Wcada uno de sus testimonios son una misma historia de violaciones sistemáticas y estructurales a derechos humanos”.
Los activistas de Frayba, aseguran que “la libertad de Roberto Paciencia es fruto de su constante voz denunciando las violaciones a derechos humanos en contra de personas indígenas injustamente presas, enfrentando corrupción y malas condiciones carcelarias, sin alimentación adecuada ni de salud.
El persistente acompañamiento de su familia y la solidaridad de organizaciones independientes que mantuvieron la exigencia de libertad dentro y fuera de las murallas de castigo impuestas por el actual sistema que debería procurar justicia.
¡Comenta, debate y comparte!, ¡Romper el cerco informativo, crear conciencia y promover el cambio verdadero, está en tus manos.

¡No te pierdas y comparte mi canal youtube
Por cierto, ¿Ya hiciste tu contribución económica?, ¡Espero tu apoyo para www.tiraderodelbote.com http://ow.ly/qbLIv