La llegada al poder de EPN, significó una tragedia histórica. Le tocaba una oportunidad a la izquierda: Martín Moreno

¡Dale Like, comparte y deja tus comentarios!
Por: Emma Martínez
(09 de noviembre, 2016. Revolución TRESPUNTOCERO).- La llegada al poder de Enrique Peña Nieto, para el periodista y escritor Martín Moreno, significó “una tragedia histórica. Me parece que ya le tocaba una oportunidad a la izquierda, ante 70 años de dictadura política en el PRI, la oportunidad que se le dio al PAN, por salud pública se le debió de dar la oportunidad a un gobierno diferente, solamente había una opción: un gobierno izquierda.
Sin embargo, al corromperse el voto del 2012, hubo un retroceso brutal en el que todos contribuimos, porque no debió regresar al PRI, al hacerlo ahí están las consecuencias”, explica en entrevista para Revolución TRESPUNTOCERO, Moreno. 
El Derrumbe (Random House Mondadori, 2016), es la más reciente obra del periodista, quien escudriña un sexenio desde su inicio, y a lo largo de las páginas del libro exhibe las tragedias sociales, económicas y políticas, que han intentado ser soterradas, durante estos cuatro años del gobierno de Enrique Peña Nieto.
En la obra, el escritor Martín Moreno, profundiza por medio de entrevistas, análisis e investigación de datos, quién es Enrique Peña Nieto, al frente de la presidencia de la República, donde éste es cuestionado y acusado con argumentos y pruebas, sobre su actuar en distintos escenarios que han llevado a México a la vivir severas tragedias.
A Peña Nieto, Martín Moreno lo describe como un político formado por el viejo PRI, aun cuando es un político joven, que acaba de cumplir 50 años, se mantuvo al amparo del PRI mexiquense “que es el PRI más nocivo, porque no le gusta la libertad de prensa, al que le gusta la opacidad, no es proclive a la transparencia, es un PRI muy corrupto; él creció así con esa formación y en el libro El Derrumbe,queda plasmado que lo que para cualquiera podría ser un delito,  escándalo o una conducta inapropiada para ellos no lo es”, asevera el periodista.
14971392_10209058098027724_1299729408_n
Quien añade que, para los políticos priistas, servirse del erario público para uso personal, es una acción normal, “ya que así los enseñaron, no tienen otra forma de concebir la política; por eso Peña Nieto es un presidente brutalmente enriquecido”, lo cual es descrito en el capítulo El señor Peña. 
Martín Moreno, inició su ardua y profunda investigación desde inicios del sexenio, iniciando con el tema de las las finanzas de Peña Nieto, primero con sus ingresos como diputado local, después como gobernador y finalmente con aquellos obtenidos en los primeros dos años de su presidencia. 
“Lo que pudimos rescatar vía nomina declarada del servidor público Peña Nieto no empata con todo lo que tiene, es decir: si ganó mil, tiene propiedades por 3 mil y desde ahí empieza la sospecha del enriquecimiento de Peña Nieto. 
Un hombre que a los 16 años de edad, cuando todavía se está estudiando el nivel medio superior, ya había comprado su primera casa y nunca nos dice cómo la compró. Su primer trabajo formal también (hechos que vienen incluidos en el libro), fue a los 18 años, todo eso nos lleva a sospechar, por eso cuestionamos tanto su ética, su forma de proceder, porque es un mandatario con una fortuna muy oscura”, afirma Martín Moreno.
Parte de la investigación compilada en El Derrumbe, señala que en su declaración patrimonial da a conocer seis inmuebles heredados, por sus padres -su padre era ingeniero eléctrico y su madre maestra-. Por lo que el escritor lanza un reto, pidiendo se demuestre que mexicano de cualquiera de esas dos profesiones tiene ese número de propiedades, en este país.
A su vez, a Peña Nieto sus padres también le heredaron 6 millones en obras de arte “y curiosamente 2 millones también en joyas, no es hijo único tiene tres hermanos, yo me pregunto si a estos tres hermanos también les heredaron lo mismo, o Peña era tan querido que todo fue para él. Porque no es de creerse”, añade el autor.
Además señala que Peña Nieto empezó su gobierno con altas expectativas, “pero por sus propias torpezas fue llevando primero a su gobierno y después al país a una situación muy difícil. Desde que inició el sexenio yo pensé que habría un momento en que este gobierno se iba a quebrar, no es que tuviera una bola de cristal mágica, pero conozco a estos políticos mexiquenses, sobre todo como manejan la política, los presupuestos, el erario público. 
Empecé por el aspecto económico porque me llamó la atención que en el último año de Calderón se creció un 3.9%, según el Inegi, y en el 2013 se desploma y cae a 1.1%, que pasó en ese brinco entre Calderón y Peña Nieto, este es el primer capítulo, que comencé a trabajar”, explica Moreno.
A esto siguió la reforma energética, llegó Ayotzinapa, la Casa Blanca “y de alguna manera lo que muchos habíamos previsto -que la forma de gobernar de Peña Nieto por su formación política, posiblemente no iba a ser tan transparente, ni tan democrática, con los costos que ello conlleva- los hechos comenzaron a darnos la razón y comenzaron los escándalos e investigaciones manipuladas, como la de Ayotzinapa y los problemas de este país, cada vez se hacían mayores”, detalla Moreno.
El escritor deja de lado al periodista y opina que ver “tanta corrupción duele, duele enfrentarte a un escenario muy desalentador para todos nosotros, porque México no merece este gobierno, tampoco merece este tipo de políticos; la llegada de Enrique peña Nieto al poder fue una circunstancia favorable para él, siento un hombre con escasa cultura, que por cierto en su declaración patrimonial no declara libros, lo cual no me extrañó en lo absoluto, ni carros ha de usar mucho el metro”, menciona.
A su vez, el periodista afirma que Peña Nieto no estaba preparado para ser presidente de la República, y es que creyó que todo se podía manejar como si fuera Toluca, creyó que todo se podía manejar -respetando las excepciones valiosas que pueden haber en el Estado de México-, como se maneja la prensa en el Estado de México. “Nunca se dio cuenta que este país es otro”, añade.
Y cita al investigador Luis Rubio, a quien en una entrevista que le realizó, lo define “como un político que creyó que estaba gobernando al México de López Mateos, muy aldeano, lo vemos a sus relaciones con Estados Unidos”.
Moreno agrega que es evidente el desprecio de Obama hacia Peña Nieto derivado de sus escándalos por corruptelas, “lo doloroso es que es un sexenio altamente corrupto, es un sexenio con poca transparencia, un sexenio prácticamente tirado a la borda, lo doloroso es saber que se sigue postrando a un país por políticos que de ética tienen muy poca”.
Luego de ver el agotamiento al que llegó el PRI en 2000, lo que lo llevó al fin de su círculo histórico, esto también le ocurrió al PAN, según la explicación de Martín Moreno, afirmando que en 12 años los gobiernos dejaron mucho que desear. “Y si algo saben los políticos mexiquenses es ganar elecciones comprándolas. Como la del 2012, hay un fallo del Tribunal del Poder Judicial de la Federación, el cual da a conocer la Cámara de Diputados.
Se da a conocer con cuánto se excedió el tope de campaña de Peña Nieto, esa elección se debió haber anulado, no es que se rebasó poquito o mucho, el tope de campaña rebasado es causa de nulidad de una elección”. Añade que una tragedia más para el país, fue que en 2006 no se supiera realmente quién ganó.
Sobre la izquierda, el periodista menciona que el país sí la ha volteado a ver, como prueba, dice que en este momento López Obrador está al frente de las encuestas, sin embargo, agrega que en estos últimos tiempos la izquierda ha tenido malos gobiernos, citando como ejemplos Michoacán y Guerrero.
En El Derrumbe, Tlatlaya es un punto clave y un caso clásico de ejecución sumaria, “una situación que no debió de haber ocurrido nunca, vemos a un ejército haciendo fusilamientos, a esto se suma en el libro un apartado sobre los desaparecidos, los desplazados, que es tema muy doloroso, porque ahí hay una violación de derechos humanos profunda.
Los desplazados no pueden vivir en su tierra, los están extorsionando, amenazando de muerte, con todo respeto, no estamos en Uganda para que ocurra eso, pero hay miles de desplazados, todo ello son tragedias al final de cuentas”, remarca Moreno.
Así es como el libro refleja los derechos humanos violados por un gobierno de manera constante sin que estos hechos puedan llegar a ver la justicia. Siendo una de las máximas expresionesAyotzinapa: la herida que no cierra, nombre de uno de los capítulos más amplios de El Derrumbe.
El autor afirma que para ese capítulo se propuso, por respeto al lector, aportarle la mayor cantidad de información no conocida, para no abonar a la falsa información y a las leyendas que ya se hacían sobre este caso. Para ello estudió profundamente expedientes, pero también entrevistó a funcionarios que estuvieron aquella noche en iguala, pero que a muchos se les olvidó su presencia.
Entrevistó al GIEI y otros expertos, porque el objetivo de Moreno en ese apartado era dar a conocer información nueva, pero también respaldado por fuentes confiables. El periodista resalta tres datos importantes de dicho capítulo: en primer lugar: gran parte de los 43 de Ayotzinapa  fueron llevados a Huitzuco, lo declararon municipales y un policía federal, también los expertos independientes y la CNDH, pero “nadie movió un dedo”.
Él menciona “decían es que no caben en esa patrulla, no te preocupes ahorita vienen las otras de Huitzuco porque se los van a llevar al patrón, nadie movió un dedo porque es el territorio sagrado de la familia Figueroa, una familia muy poderosa en Guerrero, priístas de donde salieron dos ex gobernadores. Sin embargo esa línea quedó intacta, nunca nadie se fue a parar a Huitzuco aún con varias declaraciones”, menciona.
Como segundo punto, en el capítulo Ayotzinapa: la herida que no cierra, Moreno resalta “la famosa droga en el quinto camión no existió, fue un invento de líderes del PRD, que en el libro identificó, también se menciona a que corrientes pertenecen, un funcionario les dice que no había droga en el camión y se ordena mantener esa versión, alguien del PRD dice ‘la vamos a mantener para que también el gobierno asuma su responsabilidad’”.
A lo que Moreno añade que se debe cuestionar al gobierno federal, pero no inventar. Y en tercer lugar, el periodista menciona, que se reflejó muy bien como el gobierno desde un principio no entendió la gravedad del caso Ayotzinapa, “cuando la mayoría ya sabíamos el sábado 27 que algo grave había ocurrido ahí”.
En el libro un dato a resaltar, es la llamada que le realizan la madrugada del 27 de septiembre de 2014, a Murillo Karam, por parte de la Procuraduría de Justicia de Guerrero, cuando le informan que hubo un enfrentamiento “fuerte con estudiantes, hay muertos y desaparecidos, ante esta grave situación, lo que contesta Murillo Karam es: ‘ese es problema de ustedes, no nos estén dando lata’”.
Por lo que Martín Moreno comenta que no hubo nadie en el gobierno de Peña Nieto y mucho menos él, que se percatara que era “un caso grave y nos va pegar”. En el libro también se da a conocer que fue la mañana del sábado 27 de septiembre, cuando Peña Nieto se entera, justo cuando jugaba golf, “no escuchó y siguió pegándole la pelotita”, señala.
9786073148412-1-1
Ese fin de semana no hizo absolutamente nada con respecto a la tragedia, “ahí te das cuenta que no existe la sensibilidad que dicen tener los políticos; la primera alusión pública de peña fue 10 días después en palacio Nacional, también te das cuenta que no tenía ni idea de la gravedad de la que muchos sí nos dimos cuenta”.
El Derrumbe de Peña Nieto y su sexenio es indiscutible después de finalizar la obra de Martín Moreno, quien cierra este corte de caja con el caso Nochixtlán. “Yo estaba en proceso de cierre, sin embargo, sabía que este libro no se podía publicar sin Nochixtlán; acribillaron a 10 ciudadanos y los mataron, no podemos cerrar los ojos ante eso.
No podíamos dejar pasar un episodio de esa naturaleza. Nochixtlán: la matanza, quedará como una de las páginas negras en este país”, asegura el periodista, quien no se explica, porque atacar de manera letal a los pobladores si ya se había desalojado la autopista. 
Martín Moreno asevera que, Nochixtlán llega en un momento cuando el desplome de la credibilidad era ya muy marcado. Y explica que “cuando no hay una presidencia firme, tampoco respetada empiezan a crearse cotos de poder dentro del mismo gobierno, entonces la Secretaría de Gobernación, que fue una ‘súper secretaría’, a la que le dieron tareas que antes no tenía, como controles de la Policía Federal, empezó a actuar por su lado.
Osorio Chong a Galindo, quien fue el responsable del operativo en Nochixtlán, le dio manga ancha, yo creo que hubo momento en que Galindo sintió tanto respaldo que posiblemente pensó el escarmiento sería atacándolos”.
Dicha masacre la califica como una consecuencia más del vacío de poder que ya se está generando una presidencia débil, pasándola el plano político, dice, la debilidad de Peña ya es tanta, que ni siquiera tiene la fuerza para imponer al candidato a la gubernatura del Estado de México.
El periodista menciona que Peña Nieto quiere imponer a Alfredo del Mazo, lo cual significa “un sueño”, porque es su primo, pero ya no tiene ni siquiera esa fuerza, así es como se visualiza una debilidad, derivada de la falta de autoridad presidencial, por lo que las demás fuerzas comienzan a ocupar espacios y se empiezan a caer en autoritarismos, explica.
Además puntualiza que el derrumbe del gobierno de Peña Nieto se dio, en un primer momento “por su soberbia política”. Poniendo como ejemplo, la respuesta a la denuncia que hizo en su momento Gustavo Madero, al aseverar que el PRI utilizaba los programas sociales para beneficiarse políticamente en Veracruz; “Peña pudo haber dicho mil cosas, pero dijo lo más absurdo e inapropiado, aquella famosa frase de ‘no te preocupes Rosario, tú aguanta’, eso provocó que el PAN se levantara de la mesa y mandara al diablo al pacto. 
Meses después el PRD se levantó de la mesa por incumplimiento de la reforma hacendaria; Peña se da un balazo en el pie y no se da cuenta que su política comienza debilitarse, después le siguió una mala investigación sobre Ayotzinapa, nadie le dijo Peña que ellos mandaron matar a los muchachos, pero sí le recriminamos la pésima investigación, cómo es posible que Murillo Karam tome como verdad histórica la declaración de un sicario”, cuestiona Moreno.
El caso de la mansión conocido como la casa blanca, el periodista lo califica como un “mazazo” en la nuca, del cual comenta, no se levantó ni se va levantar, porque, asegura, quedó como un presidente enriquecido con corrupción, y con él también sus colaboradores, como Videgaray y su casa de Malinalco. Todas estas circunstancias se van sumando, para que Peña Nieto caiga en el descrédito, “y regresamos hacia el primer capítulo: Peña entra muy cuestionado por el origen de su fortuna, nunca se pudo legitimar y sale peor”.
Después del recuento de daños plasmados en El Derrumbe, Martín Moreno saca cinco conclusiones de cara a las elecciones del 2018, basado en los acontecimientos investigados y publicados en El Derrumbe.
  1. Vamos a ver una gran derrota del PRI en 2018, se la merece. Peña todavía tienen la ilusión que gane su partido, porque le darían las herramientas para decir todo era un escándalo mediático, la gente estaba contenta con su gobierno. Ese es su gran sueño, la legitimización ante la historia, porque esa es una obsesión de los ex presidentes. Pero creo que la derrota lo enviará al tercer lugar, afirma.
  2. Posiblemente habrá un agarrón entre Andrés Manuel López Obrador y Margarita Zavala. Los dos tienen posibilidades, me parece que el primero está ligeramente arriba de Zavala. No va a surgir otra figura política de aquí a 19 meses.
  3. “Cabe señalar que esta es la última llamada para López obrador, indiscutiblemente el líder político más importante de los últimos 20 años, por encima de los presidentes. Sería un error descartar a López Obrador”.
  4. No creo que surja ningún independiente con mayor fuerza que López obrador o Margarita Zavala. 
  5. Las alianzas que se vayan a dar. Los independientes saben que sus puntos no les alcanzan para ser presidentes, pero sí para vender su capital político, nada más a uno y sería a Margarita, “yo no me imagino a Castañeda o a Ferriz aliándose a López Obrador. Las alianzas sí pueden definir la elección de 2018. El PRD no tiene candidato, si hiciera una alianza con el PAN las posibilidades de Margarita crecerían, puntualiza Martín Moreno.
En cuanto al PRI, comenta que ni siquiera tiene candidato. “Osorio Chong es un político muy menor, el clásico burócrata político, Videgaray está fulminado, Velasco Coello se cayó del caballo literalmente, no le veo estatura. No le llegan ni a López Obrador y tampoco a Margarita. Yo creo que Beltrones va querer ser el candidato aprovechando la debilidad de Peña Nieto”, finaliza el escritor.
¡Comenta, debate y comparte!, ¡Romper el cerco informativo, crear conciencia y promover el cambio verdadero, está en tus manos.

¡No te pierdas y comparte mi canal youtube
Por cierto, ¿Ya hiciste tu contribución económica?, ¡Espero tu apoyo para www.tiraderodelbote.com http://ow.ly/qbLIv