viernes, 18 de noviembre de 2016

Grupo paramilitar usa armas exclusivas del ejército contra indígenas en Chiapas; denuncian que son protegidos por Mando Único y Velasco

¡Dale Like, comparte y deja tus comentarios!
(18 de noviembre, 2016. Revolución TRESPUNTOCERO). – “En Chiapas la represión y hostigamiento, reflejados en desapariciones forzadas y ejecuciones extrajudiciales son representativos del gobierno estatal, en colaboración con las autoridades municipales -ambos del PRI-PVEM- quienes continúan ejerciendo el modelo represivo instaurado por el PRI de los años ochenta y noventa, en el país, pero principalmente en zonas donde proliferaba la lucha social.
Y aunque nunca ha habido pausa en la violencia ejercida contra activistas y luchadores sociales, defensores de la tierra y las poblaciones indígenas, a la llegada del PVEM y Velasco Coello, los ataques han sido abiertos, en algunos momentos por la policía, en otros por el ejército y la Marina, pero principalmente por grupos paramilitares al servicio del Estado, quienes asesinan, son denunciados y el gobernador finge no enterarse, porque finalmente es parte de su estrategia de gobierno”, explica a Revolución TRESPUNTOCERO Alfredo Valdez, activista y defensor de pueblos indígenas.
Una de las organizaciones más representativas de defensa de grupos indígenas y su territorio en los últimos años -a nivel nacional- es el Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS), donde sus miembros, en los últimos años han padecido ejecuciones, desapariciones e intentos de homicidio. El último hecho fue perpetrado por un reconocido grupo paramilitar en la entidad de nombre Los Petules, que, pese a las denuncias en su contra, nunca han sido investigados por las autoridades de ningún nivel.
El ejido Carrizal, una de las zonas con gran número de defensores de la tierra y del pueblo indígena, padecieron a inicios de este mes un ataque violento encabezado por dicho grupo paramilitar y respaldado, a decir por los testigos, por la policía estatal, la mañana del 7 y 8 de noviembre.
En un primer, el 7 de noviembre en punto de las 11 de la mañana, una camioneta de la policía estatal preventiva con siglas del Mando Único y 7 elementos abordo vestidos de civil, ingresaron al campamento paramilitar de “Los Petules” y después de dos horas de permanecer ahí se retiraron y se dirigieron en dirección al ejido Cuxulja, donde viven miembros del FNLS, para después hacer rondas, que, a decir por los pobladores, “por las armas eran intimidantes”.
Al día siguiente, a las 9 de la mañana aproximadamente, llegó otra unidad de la policía estatal preventiva con 5 elementos a bordo para resguardar a dicho grupo criminal, a decir por los pobladores, “en la pretensión de ingresar a la comunidad mediante un operativo conjunto de las fuerzas represivas del Estado y paramilitares”, asevera el FNLS.
Siendo las cuatro de la tarde, aproximadamente, tres personas cruzaron el río que está ubicado a un kilómetro de distancia de las viviendas de los miembros del FNLS. En ese lugar, el grupo Los Petules “instalados por el Estado en el predio San Marcos, comenzaron hacer disparos en dirección al poblado El Nacimiento, donde está ubicado el otro grupo paramilitar la ORCAO, con la intención de simular un enfrentamiento entre grupos paramilitares.
Estas acciones fueron respaldadas por la policía estatal del Mando Único, pues tuvo presencia en el lugar de los hechos, lo cual muestra su aquiescencia y complicidad en los hechos que denunciamos”, asevera el Frente.
En un hecho más, calificado como “un acto de provocación” por los paramilitares contra los miembros del FNLS, se perpetró cuando tres miembros del grupo atacante, iniciaron labores de labranza en las tierras que son propiedad de El Carrizal, desde hace más de 30 años, lugar que se ubica a 600 metros de distancia de las viviendas de los activistas.
“Dicha labor de labranza que los paramilitares comienzan a realizar desde muy tempranas horas de la mañana envalentonados con sus armas de fuego de uso exclusivo del ejército mexicano y el respaldo del Mando Único, tiene el propósito claro de hostigar y agredir a los compañeros e inclusive para justificar el ingreso del ejército al ejido de El Carrizal”, aseveran los integrantes del Frente.
“El hostigamiento y las amenazas de muerte contantes contra el FNLS, pero principalmente contra quienes viven en dicho ejido, forman parte de la política de erradicación de la lucha social en Chiapas, por ello aun cuando las autoridades conocen del peligro constante en el que vive la comunidad no los ha movido a brindarles protección y por el contrario los han criminalizado, encerrados en prisión bajo absurdos pretextos para retenerlos”, agrega Valdez.
Quien a su vez recuerda el intento de detención y desaparición forzada de María Sántiz López el pasado 9 de agosto, hermana del indígena Héctor Sántiz López, ejecutado por dicho grupo paramilitar el 29 de septiembre del 2015, tal como lo informó Revolución TRESPUNTOCERO, y también familiar de Fidencio Gómez Sántiz, quien desapareció de manera forzada el 5 de marzo de 2016, ambos integrantes del FNLS y pobladores de esa comunidad.
A esto también se suma “el intento de masacrar a los compañeros en El Carrizal el 11 de agosto del presente año”. Valdez asegura que el FNLS ha vivido en los últimos años una radiografía de terror donde a diario “mantienen la lucha por su vida, porque a los luchadores sociales en Chiapas los ejecuta abiertamente las fuerzas de seguridad o los paramilitares, ambos brazos represivos de Velasco Coello”.
“Está abiertamente comprobado que el grupo paramilitar tiene un amplio apoyo del destacamento policíaco en su campamento, tiene el respaldo franco del mando único, y en efecto, del Estado mexicano, y desde entonces la policía siempre se introduce con su unidad hasta la última vivienda paramilitar para que desde ahí encienda sus torretas.
La impunidad con que actúa el grupo paramilitar Los Petules se debe a que cuentan con la complicidad del presidente municipal de Ocosingo, el mando único, así como el gobierno del estado de Chiapas que encabeza Manuel Velasco Coello, que sin duda alguna conoce el gobierno mexicano”, agrega el Frente.
Además, aseguran que este tipo de hechos, son prueba que existe “la mano directa del Estado” para que las fuerzas policíaco-militares repriman a las comunidades organizadas en torno al FNLS en Chiapas, así como en otras entidades donde existe presencia y arraigo.
“Tal como ocurrió en este mismo mes contra la compañera Georgina Gómez López a quien fue víctima de detención-desaparición forzada temporal en San Cristóbal de Las Casas”, tal como lo informó Revolución TRESPUNTOCERO.
De todos estos actos violentos e incluso mortales en contra del Frente defensor de la tierra y los derechos de indígenas, la organización responsabiliza al gobierno federal, a Manuel Velasco Coello y a Héctor Albores Cruz, presidente municipal de Ocosingo y al Mando Único de cualquier atentado e intento de agresión contra la integridad física y psicológica contra los habitantes de El Carrizal y cualquier integrante del FNLS en estos momentos en Chiapas.
¡Comenta, debate y comparte!, ¡Romper el cerco informativo, crear conciencia y promover el cambio verdadero, está en tus manos.

¡No te pierdas y comparte mi canal youtube
Por cierto, ¿Ya hiciste tu contribución económica?, ¡Espero tu apoyo para www.tiraderodelbote.com http://ow.ly/qbLIv

resumen de noticias en este tiradero